Enlaces para accesibilidad

La marcha del cacerolazo en Buenos Aires

  • Juan Ignacio González Prieto - Bs.As., Argentina

El "cacerolazo" nació en Venezuela, pero se adoptaron en Argentina en la crisis de 2001.

El "cacerolazo" nació en Venezuela, pero se adoptaron en Argentina en la crisis de 2001.

Unas cinco mil personas se concentraron en la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, y grupos de varios de cientos se reunieron en las principales avenidas de la ciudad de Buenos Aires y frente a la residencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Olivos, en un suburbio al norte de la Capital Federal.

Ningún grupo ni partido político se atribuyó la organización de las protestas, convocadas a través de Facebook y Twitter, que comenzaron hace una semana, y tuvieron su desarrollo durante días pasados, contra la gestión de la mandataria argentina.

Entre las quejas más repetidas por los manifestantes se mencionan la inflación, los casos de corrupción que involucran a funcionarios públicos, las restricciones para comprar dólares y el estilo de conducción "confrontativo" de la presidenta.

"Siempre parece ser que los que no pensamos igual al gobierno es golpistas, y no se trata de eso, se trata de la indignación. No son los cacerolazos de la abundancia como vamos a escuchar en unas horas. Son los cacerolazos de la indignación", dijo Lucas Rodriguez, comerciante del Barrio de Once.

Ciudadanos como Estela Calvo, quien se desempeña como traductora de idiomas, dijo estar “cansada de la corrupción, como todos los argentinos, que los corruptos sigan en el poder”.

“También estoy por la inseguridad, queremos que salir tranquilos a la calle, y que nuestros hijos salgan a trabajar y puedan regresar", señaló Calvo.

Otra de las quejas de los manifestantes era la inseguridad que agobia al país.

"Estoy harta que la presidenta nos mienta. Soy maestra y pago impuestos a las ganancias... que te parece. Quiero protestar", decía Noemí Salvador.

Nadie del gobierno se pronunció, por ahora, sobre las protestas, que por el momento se han acotado a la capital.

Horas antes a las manifestaciones, la mandataria había confirmado su línea de pensamiento en un acto en la Universidad Nacional de Lanús.

"No dejarse presionar por las corporaciones en contra de los intereses de los 40 millones de los argentinos. Esa es mi convicción. Ese es mi compromiso con todos los argentinos. Y eso es lo que voy a seguir haciendo, no les quepa a nadie la menor duda", decía Fernández.

Los llamados "cacerolazos" nacieron en Venezuela, pero fueron adoptados por los argentinos durante la crisis política-social- económica de 2001 que terminó con el gobierno del presidente Fernando De la Rúa.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG