Enlaces para accesibilidad

Acostarse con un horario fijo


El hábito de dormirse y despertarse a la misma hora es de los que más influye en el desarrollo de los niños.

El hábito de dormirse y despertarse a la misma hora es de los que más influye en el desarrollo de los niños.

Los niños que tienen un horario fijo para acostarse y despertarse parecen tener un mejor desarrollo cognitivo, según un estudio de SRI International, un instituto de investigación de Estados Unidos.

Los investigadores estudiaron a cerca de 8.000 niños de cuatro años de edad.

Analizaron su capacidad cognitiva y le consultaron a los padres cuántas horas dormían por noche, y a qué hora se acostaban y se despertaban.

Llegaron a la conclusión de que – además de descansar bien – el hábito de dormirse y despertarse a la misma hora influye fuertemente en el desarrollo de los chicos.

Los niños del estudio que mantenían esa rutina tuvieron un mejor puntaje en pruebas de comprensión y emisión del lenguaje, conciencia fonológica, alfabetización y habilidades matemáticas tempranas.

"Lograr que los padres impongan rutinas de descanso puede constituir una manera eficiente de mejorar las habilidades del lenguaje y de la alfabetización de los niños", dijo Erika Gaylor, una de las investigadoras.

"Los pediatras pueden fácilmente promover horarios de descanso regulares en los padres y en los hijos, ya que este hábito conduce a un sueño de mayor calidad", aseguró.

Los niños en edad preescolar deben dormir cerca de 11 horas por día, según recomienda la Academia Americana de Medicina del Sueño de Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG