Enlaces para accesibilidad

Mundo verde

martes 21 agosto 2018

Calendar
2018 2017 2016 2015
enero febrero marzo abril mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre
agosto de 2018
lu. ma. mi. ju. vi. sá. do.
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2
El presidente de EE.UU. Donald Trump habla en un evento para honrar a funcionarios de control de inmigración (ICE) y agentes de Aduanas y Patrulla Fronteriza (CPB), el 20 de agosto de 2018. El presidente promoverá su nuevo plan de energía en una visita a Virginia Occidental este martes.

La administración Trump está lista para revertir la pieza central de los esfuerzos del presidente Barack Obama para frenar el calentamiento global, el Plan de Energía Limpia que restringe las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por las centrales eléctricas de carbón.

La Agencia de Protección Ambiental, EPA por sus siglas en inglés, anunció el lunes por la noche que el administrador interino Andrew Wheeler planeaba informar por teléfono a los medios de comunicación el martes sobre las regulaciones sobre gases de invernadero que contribuyen al calentamiento global, para que los estados establezcan estándares de rendimiento para las centrales eléctricas de carbón existentes.

Se espera que el presidente Donald Trump promueva el nuevo plan en una visita a Virginia Occidental el martes.

El plan de la Agencia de Protección Ambiental también permitiría a los estados relajar las reglas de contaminación para las plantas de energía que necesitan mejoras, de acuerdo con un resumen del plan y varias personas familiarizadas con la propuesta completa que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato porque no están autorizados para discutir el plan públicamente.

Combinado con una reducción planificada de los estándares de kilometraje del automóvil, el plan representa un retroceso significativo de los esfuerzos de la era Obama para luchar contra el cambio climático y revertiría un impulso del gobierno de Obama para alejarse del carbón hacia fuentes de energía menos contaminantes como el gas natural, el viento y la energía solar.

El presidente Donald Trump ya prometió sacar a Estados Unidos del acuerdo climático de París mientras impulsa la reactivación de la industria del carbón.

Trump también ha ordenado al secretario de Energía, Rick Perry, que tome medidas para reforzar las plantas de energía nuclear y de carbón y mantenerlas abiertas, advirtiendo que los cierres inminentes de las plantas de energía de "combustible-seguro" que dependen del carbón y la energía nuclear están dañando la red de energía de la nación y la reduciendo su resistencia.

La Casa Blanca no hizo comentarios inmediatos sobre el plan, y la EPA no respondió a las solicitudes de comentarios el lunes.

Un resumen de tres páginas que se distribuye en la Casa Blanca se enfoca en aumentar la eficiencia en las centrales eléctricas de carbón y permitir a los estados reducir "los costes de cumplimiento innecesarios'' mientras se enfocan en mejores resultados ambientales.

Los críticos dicen que enfocarse en mejorar la eficiencia permitiría a las empresas de servicios públicos operar centrales eléctricas más antiguas y sucias con mayor frecuencia, lo que socavaría los posibles beneficios ambientales.

La Casa Blanca rechaza esa crítica.

"Las emisiones de dióxido de carbono del sector eléctrico continuarán bajo esta regla, pero esto sucederá legalmente y con el debido respeto por los estados, a diferencia del ''Plan de Energía Limpia'', dice el resumen. La AP obtuvo una copia del resumen, que afirma que el plan de la era Obama excede la autoridad de la EPA bajo la Ley de Aire Limpio.

El plan de Obama fue diseñado para reducir las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos a un 32 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para el 2030. La regla dictaba objetivos de emisión específicos para los estados basados en las emisiones de la planta de energía y daba a los funcionarios una amplia libertad para decidir cómo lograr reducciones.

El Tribunal Supremo suspendió el plan en 2016 luego de un desafío legal por parte de la industria y los estados favorables al carbón, una orden que sigue vigente.

Aun así, el plan de Obama ha sido un factor en una ola de jubilaciones de plantas a carbón, que también están siendo exprimidas por los menores costos del gas natural y la energía renovable y los mandatos estatales que promueven la conservación de energía.

Trump ha prometido terminar con lo que los republicanos llaman una "guerra contra el carbón" emprendida por Obama.

"Este es realmente un plan para apuntalar las plantas de carbón, o intentarlo", dijo David Doniger, un experto en clima del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, un grupo ambientalista.

El plan de Trump "no hará reducciones significativas'' en las emisiones de gases de efecto invernadero "y probablemente empeorará las emisiones'', dijo Doniger.

Gina McCarthy, quien se desempeñó como administradora de la EPA cuando se creó el Plan de Energía Limpia en 2015, dijo que según los proyectos e informes noticiosos, espera que el plan no establezca objetivos federales específicos para reducir las emisiones de las plantas a carbón. Se espera que el plan aborde las plantas de energía de forma individual en lugar de a través de la red eléctrica como propuso la EPA bajo Obama. El nuevo plan daría a los servicios públicos y a los estados una mayor flexibilidad para lograr reducciones de emisiones, pero los críticos dicen que podría dañar la salud pública.

"Continúan jugando para su base y siguiendo las directivas de la industria'', dijo McCarthy sobre la administración Trump y su nuevo administrador interino, Andrew Wheeler, un ex miembro de los grupos de presión de la industria del carbón. "Esto se trata del carbón a toda costa''.

Michelle Bloodworth, presidenta de la Coalición Estadounidense por la Electricidad Limpia del Carbón, un grupo comercial que representa a los productores de carbón, calificó la nueva norma como una marcada desviación del "excesivo alcance" de la administración Obama y dijo que debería evitar una gran cantidad de cierres prematuros de plantas de carbón.

"Estamos de acuerdo con los responsables de la política que están cada vez más preocupados de que los cierres de las plantas de carbón sean una amenaza para la resistencia de la red y la seguridad nacional", dijo.

Las políticas habían sido diseñadas para hacer que los carros fueran más eficientes respecto al combustible usado y para reducir la contaminación.

El gobierno del presidente Donald Trump ha propuesto derogar los requisitos de kilometraje aprobados durante la presidencia de Barack Obama y que debían entrar en vigencia en 2020.

Las políticas habían sido diseñadas para hacer que los automóviles fueran más eficientes respecto al combustible usado y para reducir la contaminación.

El gobierno también anunció su intención de denegar a California y otros estados la autoridad de imponer sus propias normas más estrictas de millas por galón (kilómetros por litro) de gasolina independientemente de las pautas federales.

El proyecto congelaría un esfuerzo del gobierno de Obama para promover la eficiencia de los combustibles y reducir las emisiones de gases contaminantes que contribuyen al cambio climático.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) dijo en un comunicado que flexibilizar las normas de kilometraje en los próximos años brindará "al pueblo estadounidense un mayor acceso a vehículos más seguros y asequibles que son más limpios para el ambiente".

EPA y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) dijeron que el gobierno apoya el congelamiento de las normas de kilometraje después de 2020, pero pedirá opiniones al público acerca de ésa y otras propuestas, incluso la de dejar en vigencia las normas más estrictas del gobierno de Obama.

Fred Krupp, presidente del Fondo de Defensa Medioambiental, calificó a la propuesta de ley como “un gran montón de malas ideas” que incrementaría la contaminación y aumentaría el precio del combustible para los consumidores”.

Krup dijo en un comunicado que la organización enfrentará la acción de la administración “en la corte de la opinión pública y de la ley”.

California y otros 16 estados han demandado a la administración sobre los estándares de eficiencia de combustible en mayo, anticipándose a la nueva regulación.

Cargue más

XS
SM
MD
LG