CARACAS - Carros movilizados a empujones y cientos de personas con sus vehículos en largas filas son escenas que se han visto en Venezuela a lo largo de este año, y de nuevo en los últimos días, en medio de la crisis de combustible, un recurso que el país ya no produce pese a su amplia capacidad instalada y a sus reservas. 

A sus 89 años, Carlos López, que ha pasado más de 48 horas de espera, expresó a la Voz de América su frustración ante la imposibilidad de acceder al combustible. 

“Esto no es normal, no puede ser normal, de ninguna manera, esto está fuera de todo. No debería estar ocurriendo esto en un país petrolero, aquí las cosas no andan bien, es el total del asunto”.

Personas se reúnen mientras esperan que empiece a surtir una estación de servicio en el oeste de la capital venezolana.
¿Podría Venezuela dejar de ser un país petrolero?
"Venezuela ya no es es un actor importante en el mundo del petróleo, como fue hasta la década del 2.000", asegura el parlamentario José Guerra a la VOA.

De igual forma, Rosa Guerra, a pesar de los reclamos en algunos sitios, considera que actualmente en el país reina una gran apatía en cuanto a exigir lo esencial, al tiempo que cuestiona las prioridades que a su juicio tiene el presidente en disputa, Nicolás Maduro.

“Si esto era un país petrolero, cómo es posible que tengamos que estar en esta situación, y ellos en el gobierno tranquilos, pensando únicamente en elecciones y todos tranquilos. No veo que nadie quiera luchar, todos se quedan tranquilos. ¿No tienes gasolina? pues ya verás, resuelve”, indicó Guerra a la VOA.

Ante la gravedad de la situación, el gobierno en disputa de Nicolás Maduro, anunció este fin de semana  un plan especial de contingencia para el suministro de combustible en el país, que asegura será “temporal”.

El gobierno en disputa señala que las sanciones impuestas por Estados Unidos a la estatal petrolera Pdvsa ha traído “graves perjuicios" a "toda" la industria energética venezolana, incluido el sistema de refino y producción de combustibles del país.