A fines de junio, el Colegio de Periodistas de Venezuela había registrado 201 agresiones a periodistas y medios.

CARACAS - El Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela advirtió sobre el incremento de presuntas persecuciones y detenciones arbitrarias en contra de los trabajadores de medios independientes durante la pandemia de COVID-19. 

El fenómeno se ha evidenciado en un masivo cierre de periódicos, emisoras radiales y estaciones de televisión. En medio de esta situación, el representante del Colegio de Periodistas de Venezuela, Edgard Cárdenas, informó sobre el incremento de las agresiones a trabajadores de la prensa durante la pandemia por el coronavirus.

Nicmer Evans (C), opposition candidate for Mayor of Libertador district, attends a campaign rally ahead of Sunday's election in…
¿Qué persigue la ley contra el odio en Venezuela?: politólogo exchavista detenido por supuesta "incitación"
El delito, con penas de entre 10 y 20 años de cárcel, está estipulado en la Ley Constitucional contra el Odio. En vigencia desde noviembre de 2017, abogados coinciden en señalar que esta ley ha sido usada en contra de la disidencia del gobierno en disputa.

“Hemos registrado, para el cierre de junio, 201  agresiones a periodistas y medios. Y en el lapso particular de la pandemia, estamos hablando de 47 detenciones arbitrarias, y estamos hablando de 41 agresiones de tipo físico. Nosotros no somos militantes de la política, nuestra causa es precisamente la libertad de prensa, la verdad la libertad de información”, explicó Cárdenas.

En ese contexto, la esposa del director del medio digital “Punto de Corte”, Nicmer Evans, detenido esta semana, exigió su liberación y denunció presuntos maltratos durante el procedimiento judicial.  

“Eso es una violación a los derechos humanos, es una violación al espacio privado, de la familia, en la forma en que llegaron. No habían nombres, simplemente tenían una orden de detención. Te tratan como a un criminal y nosotros lo único que hemos hecho es simplemente dirigir un portal de noticias”, apuntó Martha Cambero.

Este mismo miércoles (15 de julio), el reportero gráfico del portal venezolano Cronico.Uno, Gleybert Asencio, y los motorizados del medio fueron retenidos por más dos horas mientras en las cercanías de un hotel de la capital venezolana designado como un refugio de pacientes durante cuarentena.

“Rechazamos esta detención que no es más que un acto de intimidación y censura contra la prensa”, indicó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela, quien denunció el caso en su cuenta de Twitter.

Gustavo Ocando Alex, Venezuelan journalist for the Voice of America, who worked from Maracaibo sometimes without water, electric
Si Sísifo fuera periodista venezolano: el reto de contar noticias sin electricidad ni gasolina
Gustavo Ocando Alex es colaborador de la Voz de América en Maracaibo, una de las ciudades venezolanas más perjudicadas por cortes eléctricos y escasez de gasolina.

El ministro de comunicación e información del gobierno en disputa, Jorge Rodríguez, enfatizó que en el país hay plena libertad de expresión, al tiempo que criticó la cobertura de algunos medios sobre la situación política y social de la nación sudamericana. 

“Esos grandes conglomerados que han sido utilizados en esta guerra psicológica de alta intensidad contra Venezuela, contra el pueblo y contra el gobierno legítimo de Nicolas maduro que de manera permanente desvirtúan, desmienten”,  aseguró Rodríguez.

El funcionario reiteró, además, que a pesar de lo que llamó “bloqueos, sanciones y complots”, en contra de la actual administración, la denominada “derecha” no podrá quebrantar la conciencia y voluntad del pueblo venezolano.