Esta decisión ha sido aceptada por algunos, pero rechazada por otros.

CARACAS - Los denominados por el gobierno en disputa de Venezuela como “casos importados” de la COVID-19, fueron los que impulsaron a Nicolás Maduro a “radicalizar la cuarentena” tras haberla flexibilizado una semana atrás.

Se trata especialmente de personas provenientes desde Colombia, que registra más de 70 mil infectados, y Brasil ,que ya superó el millón, según cifras oficiales.

“Los venezolanos han escuchado el llamado a radicalizar y fortalecer la cuarentena. Tengo que decirles que estamos sufriendo un rebrote muy peligroso del coronavirus en la mayoría de las ciudades grandes del país. Este rebrote viene precisamente del impacto que tienen Colombia y Brasil, con la llegada de los connacionales”, indicó el presidente en disputa Nicolás Maduro

Entre las medidas adicionales en esta etapa del confinamiento están el cierre parcial del Metro de Caracas y la paralización de las actividades comerciales que habían sido “flexibilizadas”.

Esta decisión ha sido aceptada por algunos, pero rechazada por otros que aseguran que deben trabajar para sustentarse o que les urge llegar a su lugar de origen.

“Estoy de acuerdo porque el presidente Maduro lo dijo, para evitar el virus, pero no estoy de acuerdo con el quédate en casa porque morimos de hambre”, indicó José Contreras, un ciudadano consultado por la Voz de América.

Por su parte, Enler Torres, relató a la VOA que: “A mi me afecta mucho por lo siguiente: tengo aquí lo que lleva la cuarentena, vine para Caracas por 3 días, mi madre tiene 82 anos, ella está sola en Barquisimeto, necesito irme a ayudarla”.

El gobernante en disputa del país, entre tanto, insistió en que, en comparación con Brasil y Colombia, debido a las medidas adoptadas a tiempo, las cifras de positivos de coronavirus en Venezuela, que recientemente superó los 4 mil contagiados, son bajas