A las afuera de una de las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en el centro de Caracas, Venezuela, donde murió el concejal Fernando Albán. Octubre 8, 2018. Foto: Adriana Nuñez Rabascal
A las afuera de una de las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en el centro de Caracas, Venezuela, donde murió el concejal Fernando Albán. Octubre 8, 2018. Foto: Adriana Nuñez Rabascal

El gobierno del presidente Nicolás Maduro anunció el martes la designación de un nuevo jefe de la policía política en momentos en que la actuación de ese cuerpo de seguridad está bajo escrutinio, luego de que un concejal opositor detenido se lanzara por una ventana del décimo piso en la sede del organismo, según versiones oficiales

El general de división Manuel Cristopher Figuera fue nombrado director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en reemplazo de Gustavo González López, se informó en la Gaceta Oficial.

El funcionario saliente, que también se había desempeñado como ministro de Relaciones Interiores entre 2015 y 2016, figura entre los altos funcionarios venezolanos sancionados por Estados Unidos y la Unión Europea por presuntos abusos de los derechos humanos e irrespeto de los “principios democráticos o al Estado de derecho”.

Canadá, Suiza y Panamá también han adoptado en los últimos meses sanciones contra el gobierno y funcionarios venezolanos.

Figuera viene de desempeñarse como director general del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria a cargo del manejo de informaciones de todos los organismos de seguridad e inteligencia del Estado.

El reemplazo se produjo tres semanas después de que la Fiscalía General informó la muerte del concejal Fernando Albán, de 56 años, quien había sido encarcelado por su presunta responsabilidad en un ataque contra Maduro. Según las autoridades, Albán se suicidó al saltar desde el décimo piso de la sede del SEBIN.

La policía política lo había detenido el 5 de octubre en el aeropuerto internacional Simón Bolívar cuando regresaba de un viaje a Nueva York. Maduro sufrió un atentado con drones durante un desfile militar el 4 de agosto en el centro de la capital.

La muerte de Albán fue condenada por la dirigencia opositora y algunas organizaciones humanitarias que responsabilizaron al gobierno del deceso.

Varios gobiernos y organismos internacionales como Naciones Unidas también reprobaron la muerte del concejal y pidieron al gobierno venezolano realizar una investigación independiente y con aval internacional.

El partido opositor Primero Justicia, en el que militaba Albán, afirmó en un comunicado que “la destitución de González López”, así como la presentación de dos funcionarios del SEBIN en los tribunales “demuestran claramente que Fernando Albán fue asesinado” y que el gobierno de Maduro “debe responder ante la justicia por este crimen”.