La nación suramericana es solo superado por Yemen, Congo y Afganistán. Foto: Adriana Nuñez Rabascall - VOA.
La nación suramericana es solo superado por Yemen, Congo y Afganistán. Foto: Adriana Nuñez Rabascall - VOA.

CARACAS - De acuerdo al Informe mundial sobre las crisis alimentarias, 1 de cada 3 venezolanos analizados sufren de de inseguridad alimentaria aguda o moderada.

Venezuela quedó el año pasado en cuarto lugar entre los diez países con las peores crisis alimentarias, en términos de número de personas, con al menos 9,3 millones de venezolanos sufriendo de inseguridad alimentaria aguda o moderada, según el ‘Informe mundial sobre las crisis alimentarias’ de 2020.

Del total, 2,3 millones de venezolanos sufren de inseguridad alimentaria severa y los otros 7 millones, moderada. Esta condición se define como la incapacidad de una persona para obtener los requerimientos dietéticos básicos.

“Los niveles agudos de inseguridad alimentaria aumentaron a medida que los venezolanos restantes en el país sintieron el impacto agudo de la hiperinflación y no pudieron cubrir sus necesidades esenciales”, sentencia el informe.

El total significa que el 32%, es decier, uno de cada tres venezolanos, analizados para el informe sufre de algunos de estos tipos de inseguridad alimentaria.

El reporte se realiza gracias a una alianza entre la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), UNICEF, la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Archivo - Dugleidi Salcedo se queja a un vecino sobre el alto precio de los alimentos mientras prepara arepas para sus tres hijos en Caracas, Venezuela, el 14 de febrero de 2019.
ONU: 1 de cada 3 venezolanos enfrenta condiciones de hambre
ONU: 1 de cada 3 venezolanos enfrenta condiciones de hambre

El texto destaca que Venezuela no quedó fuera del reporte por insuficiencia de datos gracias a que “una evaluación proporcionó un estimado” para el país, refiriéndose al estudio del Programa Mundial de Alimentos de la ONU realizado entre julio y septiembre de 2019, ya publicado en febrero de este año.

El estudio también apunta que un 60% de los venezolanos sufre de inseguridad alimentaria marginal, lo que significa que tenían un consumo de alimentos aceptable, pero fueron incapaces de pagar algunos gastos esenciales no alimentarios.

El reporte también se refiere a los migrantes y refugiados venezolanos en otros países, que según ACNUR, para el 6 de abril, ya eran 5.093.987.

Indican que dos poblaciones de migrantes o refugiados analizados en los países de acogida tuvieron un alta prevalencia de inseguridad alimentaria aguda: los refugiados venezolanos en Ecuador (76%) y en Colombia (55%).

Supermarket in Venezuela
¿Qué llevan los venezolanos en sus bolsas de mercado?: La realidad del informe del PMA
¿Qué llevan los venezolanos en sus bolsas de mercado?: La realidad del informe del PMA

En esta lista, a Venezuela lo superan Yemen (15.9 millones), Congo (15.6 millones) y Afganistán (11.3 millones). 

En general, el informe indica que a finales de 2019, 135 millones de personas de 55 países y territorios sufrían de inseguridad alimentaria. Si bien más de la mitad de los afectados viven en África, 18,5 millones del total de afectados están en América Latina y el Caribe.

“El conflicto y la inseguridad seguía siendo el principal impulsor de las crisis alimentarias en 2019, pero el clima extremo y los choques económicos se hicieron cada vez más significativos”, detalla el informe.

En el caso de América Latina y el Caribe, los choques económicos fueron los principales impulsores de la crisis para al menos cuatro países, siendo Venezuela uno de ellos.

El reporte advierte que “los 55 países en crisis alimentaria probablemente serán altamente vulnerables a las consecuencias de esta pandemia [de coronavirus], al igual que los países que son importadores netos de alimentos, exportadores de petróleo y aquellos que dependen del turismo y las remesas para obtener ingresos”.

Es por ello que el informe sostiene que es fundamental crear una “mejor comprensión de los posibles impactos de la COVID-19 en la seguridad alimentaria y las vulnerabilidades relacionadas”.