La Sala Constitucional designó por quinta vez en 20 años a la directiva del poder electoral en Venezuela, a pesar de ser competencia del Parlamento. Foto de archivo de un grafitti en homenaje al presidente Hugo Cávez, en una calle de Caracas.

MARACAIBO, VENEZUELA - El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, y no el Parlamento, designó la noche de este viernes a los integrantes de la nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) de cara a las elecciones parlamentarias previstas para finales de año. 

La Sala Constitucional del máximo órgano judicial del país tomó la decisión con ponencia conjunta de sus siete magistrados, según precisó la institución en un comunicado oficial. 

Indira Alfonzo, magistrada y presidenta de la Sala Electoral, presidirá el ente comicial. Rafael Jiménez, político opositor al madurismo, será el vicepresidente de la junta directiva, mientras que Tania D’Amelia, actual rectora del CNE, continúa en su cargo.

Como miembros principales, la directiva la completan Gladys Gutiérrez, expresidenta del Tribunal Supremo de Justicia, y José Gutiérrez Parra, abogado y hermano de un alto dirigente de uno de los cuatro partidos principales de la oposición, Acción Democrática.

La Junta Nacional Electoral, considerada un organismo técnico clave de las votaciones, la presidirá la rectora Alfonzo. D’Amelio presidirá la Comisión de Registro Civil y Electoral y Jiménez, el nuevo vicepresidente del CNE, presidirá la de Participación Política y Financiamiento.

El fallo de este viernes delegó la juramentación de la directiva al presidente del TSJ, Maikel Moreno. La Sala precisó, además, la lista de los 10 rectores suplentes del CNE.

La Constitución establece que la selección de las autoridades electorales es competencia del Parlamento, de mayoría opositora, pero que al que el TSJ declaró en desacato en 2016 por la incorporación de tres diputados indígenas presuntamente electos por fraude.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo venezolano declaró hace una semana la omisión legislativa en esa tarea y procedió a escogerla ella misma.

Es la quinta vez en los últimos 20 años que el poder judicial, y no la Asamblea Nacional, escoge a los rectores del Consejo Nacional Electoral.

El viernes de la semana pasada, la Sala Constitucional tomó la decisión en una sentencia conjunta de sus siete magistrados y habilitó al CNE para que asumiera el desarrollo normativo de la Ley Orgánica de Procesos Electorales de Venezuela.

El fallo se originó en respuesta a la demanda por omisión legislativa de representantes de partidos opositores minoritarios que participan en la mesa de diálogo nacional con el madurismo, entre ellos los excandidatos presidenciales Javier Bertucci y Claudio Fermín.

El método judicial de selección de rectores del CNE es inconstitucional, según abogados consultados por la Voz de América, como Luis Salamanca y Juan Manuel Raffalli.

El comité legislativo de postulaciones electorales trabajaba en la renovación del CNE desde hace ocho meses, incluso junto a diputados del Partido Socialista Unidos de Venezuela. 

Venezuela's President Nicolas Maduro attends a ceremony to mark the opening of the judicial year at the Supreme Court of…
Expertos creen que el Supremo fuerza negociación sobre el nuevo poder electoral en Venezuela
Analistas creen que el chavismo impone un debate que no es paritario ni constitucional. Abogados observan contradicciones en notificaciones del TSJ sobre el nuevo CNE.

La Sala Constitucional exhortó hace dos días al comité legislativo que le entregase la lista de candidatos al CNE. Su presidente, el legislador opositor Ángel Medina Devis, declaró que no consignarían tal lista porque ni siquiera se había abierto el plazo de postulaciones.

El Supremo había dado un plazo de 72 horas, que, solo dos días luego de conocido el exhorto, se truncó de facto con la designación de la nueva junta directiva del CNE.

"Parapeto" de Maduro

Juan Guaidó, presidente del Parlamento, rechazó las pretensiones del TSJ de nombrar al nuevo CNE minutos antes de que se conociera oficialmente la sentencia.

Declaró que el comité legislativo de postulaciones electorales continuaría con sus funciones a pesar del fallo judicial.

“Es el parlamento nacional, el cual yo presido, el que está habilitado por la Constitución para avanzar. Si la dictadura quiere volverse a equivocar, si quiere seguirse aislando del mundo, adelante”, dijo en una videoconferencia con medios de Venezuela. 

Juan Pablo Guanipa, primer vicepresidente del Parlamento y dirigente del partido Primero Justicia, calificó en Twitter al nuevo CNE como “un parapeto electoral de la dictadura”.

En declaraciones a la VOA, Guanipa resaltó que el TSJ no tiene competencia constitucional de nombrar a los miembros del CNE. Recordó que la oposición formal valora al TSJ como “ilegítimo” por haber sido nombrado “sin cumplir con los extremos constitucionales” y luego del triunfo electoral de la oposición en diciembre de 2015.

“Esperamos al PSUV para formar el Comité de Postulaciones Electorales, pero esta gente lo que hace con las manos lo destruye con los pies. Cierran el voto como opción. Nosotros seguiremos luchando con presión nacional e internacional para lograr que, al votar, podamos realmente elegir. No podemos resignarnos”, comentó. 

Manuel Rosales, del partido opositor Un Nuevo Tiempo, también rechazó la designación al comentar que es “un duro golpe a la Constitución” y asegurar que obstruye la ruta electoral.

Stalin González, diputado de oposición y miembro del comité de postulaciones electorales, repudió la decisión y criticó que el TSJ no haya respetado ni el plazo de 72 horas que dio al Parlamento para revisar la lista de postulados al Consejo Nacional Electoral. 

Eugenio Martínez, periodista experto en temas electorales, explicó en Twitter que la composición del CNE incluía a dos rectoras cercanas a Maduro, una a Diosdado Cabello, segundo hombre fuerte del chavismo. Precisó, además, que el vicepresidente Jiménez es figura cercana a la oposición sentada en la mesa de diálogo nacional con el madurismo.

Consejo Nacional Electoral (CNE)
Parlamento venezolano no entregará al Tribunal Supremo lista de candidatos al poder electoral
Analistas no descartan que el plazo de la Sala Constitucional abra un compás de negociaciones políticas del más alto nivel sobre el nuevo CNE.

A su entender, el otro rector principal está vinculado a Acción Democrática (AD). Su secretario general, Henry Ramos Allup, negó la participación del partido en la decisión.

“AD no ha propuesto a nadie para formar parte del CNE írrito. AD no concurrirá a procesos electorales ilegítimos convocados por CNE írrito que nadie reconocerá nacional ni internacionalmente”, publicó el político en su cuenta de Twitter. 

Leocenis García, coordinador del movimiento opositor Prociudadanos, valoró positivamente la designación y llamó a la oposición a participar en las próximas elecciones. 

“Este es un buen CNE, uno del gobierno y otro de la oposición en la presidencia y la vicepresidencia. Ahora, a medirnos y derrotar a Maduro”, valoró, también en Twitter.

"Parodia electoral"

Víctor Maldonado, politólogo, afirma que el madurismo concretó una “simulación de resolución institucional” a través de un organismo judicial que controla a su antojo. 

“No tiene ningún sentido, porque no hay estado de derecho, porque el Parlamento no tiene libertad para funcionar, porque ellos dinamitaron el Parlamento y porque el Parlamento en su momento no hizo la tarea” de designar a los rectores del CNE, declaró a la VOA.

El analista considera que el nuevo poder electoral no representa garantías de transparencia en las elecciones por venir.

“Estamos sustituyendo un CNE malo por otro peor. Estamos viendo cómo se le da punto de partida a un nuevo episodio de parodia electoral, que no va a resolver los problemas del país, pero que sí le permite a este sistema perverso ganar tiempo y demostrar que tiene en su puño a buena parte de la ficción de oposición del país”, indicó.

La decisión del TSJ, estima, perjudica particularmente al gobierno interino de Juan Guaidó, que, a su entender, “perdió cualquier capacidad de tracción política”.

“Este round de perversidades de nuevo lo gana el régimen por su capacidad de imponerse por la fuerza y por la fragilidad y falta de imaginación, compromiso e integridad de una clase política que no tiene remedio”, criticó.