La nación sudamericana abandonó en 2013 el TIAR, un acuerdo regional de defensa militar mutua que brindaría un marco legal a una posible intervención extranjera.
La nación sudamericana abandonó en 2013 el TIAR, un acuerdo regional de defensa militar mutua que brindaría un marco legal a una posible intervención extranjera.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela anuló el viernes un acuerdo de la Asamblea Nacional para la reincorporación del país al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), justificando que era un "asalto al Estado de derecho y a los poderes públicos venezolanos".

​​El vicepresidente del Tribunal Supremo de Justicia, Juan José Mendoza, señaló que se declaró la "nulidad absoluta y carencias defectos jurídicos" del acuerdo.

​​Para fundamentar la decisión, la sala constitucional del Tribunal Supremo informó que el 14 de mayo de 2013, Venezuela y otros países de la región formalizaron ante la secretaria general de la Organización de Estados Americanos "la denuncia del TIAR, y desde el 14 de mayo de 2015, cesaron los efectos de dicho convenios".

¿Qué es el TIAR?
¿Qué es el TIAR?

​​También, señaló que el 27 de abril de 2017, el presidente en disputa, Nicolás Maduro, formalizó la salida de Venezuela de la OEA, materializada dos años después.

El Tribunal también reiteró que, según la Constitución venezolana, el único que puede dirigir las relaciones exteriores, así como celebrar y ratificar los tratados, convenios o acuerdos internacionales es el presidente que, en este caso, se refieren a Nicolás Maduro.

​​"Cualquier actuación que se realice con al finalidad de aplicar dicho tratado debe ser considerada un acto hostil a la soberanía nacional y una agresión al territorio, al pueblo venezolano, a la paz y al derecho internacional", sentenció Mendoza.

El martes, la opositora Asamblea Nacional venezolana aprobó en segunda discusión la reincorporación del país al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), en sesión especial.

El objetivo de la asamblea opositor y su líder, Juan Guaidó, de esta aprobación es estrechar lazos más fuertes con los aliados regionales y aumentar las presiones internacionales para derrocar a Maduro.

El reingreso le permitiría a Venezuela adoptar la resolución “pacífica” de los conflictos, pero también abre la posibilidad de establecer que los países que lo firman pueden solicitar la conformación de una coalición de fuerzas contra cualquiera de ellos.