El senador republicano por la Florida, Rick Scott, asegura que "estamos en una pelea por la libertad" y pide más presión para frenar expansión de Rusia, China e Irán en la región
El senador Rick Scott considera que la influencia de Vladimir Putin en Venezuela es una amenaza para toda la región y por eso plantea mantener una línea dura de sanciones

El senador republicano por Florida, Rick Scott, es una de las voces más críticas contra el gobierno en disputa de Nicolás Maduro por su cercanía con países antagónicos a Estados Unidos como Rusia, China e Irán. En entrevista con Venezuela 360, Scott considera que la influencia de Vladimir Putin en Venezuela es una amenaza para toda la región y por eso plantea mantener una línea dura de sanciones. “Yo creo que cada día tenemos que continuar revisando qué más o qué otra presión podemos poner, otras sanciones, a quién más podemos hacer que rinda cuentas”, asegura el senador Scott quien desde el comienzo ha venido respaldando la estrategia de la adminsitración Trump hacia Venezuela.

“Es una pelea por la libertad”

El senador Scott considera que no se trata simplemente de buscar la libertad de Venezuela con la salida de Maduro, sino de evitar que el resto de los sistemas democráticos de la región se vean amenazados. “Estamos en una pelea por la libertad y la democracia. Lo que quiero decir es que los estadounidenses y todo el mundo en Latinoamérica tienen que defender. Existe unos malos jugadores allí afuera. Rusia no cree en la democracia, Irán no cree en la democracia, la China comunista no cree en la democracia. Ellos desean quitarles las libertades a los ciudadanos estadounidesnes y a los ciudadanos en Latinoamérica, tenemos que vivir en la realidad, estamos en una pelea por la libertad. Si no peleamos por esa libertad aquí y en el exterior, la vamos a perder”, asegura el legislador estadounidense.

Hasta el momento el efecto más importante de las sanciones se ha visto en las exportaciones de petróleo de Venezuela, que bajaron de 1.4 millones de barriles diarios, a cerca de 325 mil barriles al día, debido a la dificultad para encontrar compañías navieras que se atrevan a transportar el crudo venezolano. “Yo creo que todas estas cosas van sumando, pero es muy importante que toda la comunidad internacional apoye al presidente interino Juan Guaidó y las familias de Venezuela y aquellos que luchan por la libertad, la democracia y los derechos humanos en Venezuela. Por lo tanto, es muy importante que nos mantenagamos haciendo esto”, asegura el senador Scott.

Alex Saab podría “contarle al mundo quién es Maduro”

La detención en Cabo Verde del empresario colombiano Alex Saab y su eventual extradición a Estados Unidos, es vista por el senador Scott como la gran oportunidad para conocer más detalles sobre  las acciones criminales de las que el Departamento de Justica de Estados Unidos acusa a sus colaboradores.

“Yo creo que un individuo como Alex Saab va a proveer información que ojalá lleve a Maduro a la justicia, además de contarle al mundo quién es Maduro. Usted sabe, él es un matón, comete genocidios contra sus propios ciudadanos. Maduro es una persona muy terrible, está cometiendo genocidio contra su pueblo, eso es terrible, muchas personas en Venezuela no tienen agua, comida, medicina y no tienen salud”, asegua el senador republicano.

El reto de la seguridad nacional de Estados Unidos

El senador Scott considera que Venezuela es un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos por la cercanía del gobierno en disputa de Nicolás Maduro con organizaciones consideradas como terroristas por Estados Unidos como el ELN, disidentes de las FARC y simpatizantes de Hezbolá, de acuerdo con el más reciente informe de terrorismo por países del departamento de Estado.

 “Cuanto más cerca estén Hezbolá, ELN y organizaciones terroristas como éstas a Estados Unidos, ellos van a tener una mayor oportunidad de ser capaces de atacar ciudadanos estadounidenses”, asegura el senador Scott, quien teme que por vía terrestre desde Venezuela puedan movilizarse agentes enemigos que intenten llegar a Estados Unidos a través de la frontera sur.