Llegó hace 10 años, proveniente de Caracas, Venezuela, y motivado por lo que califica como “un exilio forzoso”. Abogado de profesión, incursionó en la política de su natal Venezuela destacándose en la defensa de la libertad y derechos humanos. Nacido en Barinas, un estado que cobró relevancia al haber sido también el lugar de nacimiento del expresidente venezolano Hugo Chávez, Kennedy Bolívar entendió rápidamente que las acciones del mencionado mandatario sería las que lo condujeron a ser un “político de vocación”.

Salió de Venezuela con un rumbo no definido y la suerte lo llevó a Miami. Allí, comenzó a involucrarse en diversas causas de ayuda a los venezolanos y luego extendió el alcance de su interés hacia todo aquel que necesite una mano amiga porque, como él mismo dice, “la solidaridad no tiene fronteras”. En 2016, crea el movimiento MOVERE con el cual ha llegado a cientos de personas que necesitan, desde un plato de comida, hasta ropa o zapatos para resguardarse de la intemperie. Su conocimiento como hombre de leyes lo ha marcado para continuar en la defensa de los que, por una u otra razón, se sientan relegados en la sociedad.

Una visita a la Casa Blanca

Desde hace unos años, Kennedy Bolívar decidió ser parte de la política estadounidense. “Cualquier ciudadano, de cualquier país del mundo, siempre quiere aprender de las costumbres, de las tradiciones del país que lo ha acogido y eso para mí fue fundamental. Creo que Estados Unidos me ha enseñado mucho y en reciprocidad a lo que me enseñó, lo que me ha dado, lo que me ha otorgado en mis 10 años de exilio, me llevó a tratar de entregar parte de lo que he recibido. Es parte, creo yo, de un servicio a la comunidad”, explica.

Cuenta que, en una oportunidad, lo invitaron a ser parte de un grupo de venezolanos que se reunieron con el vicepresidente Mike Pence y luego de ese encuentro, le ofrecieron ser parte de la directiva del Club Republicano Venezolano de Miami-Dade,  “…y dije que sí porque era una manera también de involucrar a los venezolanos dentro de la política americana y, sobre todo, ir incursionando en los valores de la política”.

Sobre la comunidad venezolana, Bolívar considera que ha aprendido mucho y agradece las oportunidades que ha recibido desde que llegó a Estados Unidos. “Creo que hemos hecho una gran labor, señala. Hemos aprendido de este gran país. Como servidores públicos [los venezolanos] tenemos representación y candidatos en muchos cargos y niveles y, sobre todo, en cualquiera de los dos partidos. Creo que vamos a aportar mucho como lo han aportado los cubanos, los colombianos, los nicaragüenses… que forman parte de procesos anteriores que les enseñaron mucho a ellos; así como nosotros estamos aprendiendo, como inmigrantes que somos, desde hace un tiempo para acá”.