Consejo Nacional Electoral (CNE)
ARCHIVO - Sede principal del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, Venezuela.

MARACAIBO, VENEZUELA. - El Parlamento venezolano reveló este jueves que no consignará ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la lista de candidatos al Consejo Nacional Electoral (CNE), tal como lo exigió su Sala Constitucional en sus intentos de renovar ese poder de cara a las votaciones parlamentarias previstas para este año.

Ángel Medina Devis, presidente del Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional, desestimó el ultimátum de 72 horas para que su despacho revele al poder judicial los nombres postulados al organismo comicial, tal como publicó el poder judicial la noche del miércoles.

“No puedes exponer lo que no hay. No puedes entregar nada que no tienes. No las tengo (las listas de nombres). El proceso de postulación no se ha dado. Nadie nos puede obligar a nosotros a violar la ley. La ley está muy clara”, expuso el legislador en una conferencia de prensa virtual.

La Sala Constitucional del TSJ declaró el viernes pasado la omisión legislativa en la selección del nuevo CNE y dejó abierta la puerta para que ella misma escoja inminentemente a sus integrantes por quinta vez en los últimos 20 años, si bien esa competencia constitucional es del Parlamento.

Medina Devis explicó que el comité legislativo se encuentra apenas en la fase de redacción y aprobación del reglamento interno del mismo para, luego, realizar la convocatoria pública a ciudadanos y organizaciones civiles para que presenten sus postulaciones al Consejo Nacional Electoral.

El incendio se reportó el sábado en la tarde en instalaciones del CNE ubicadas en el este de Caracas y según, medios oficiales, abarcó gran parte de los 1.500 metros del galpón donde había máquinas y cuadernos electorales.
Analistas: la mesa de diálogo en Venezuela ha reforzado “su crisis de confiabilidad”
“Podían destrancar el juego, pero no aniquilando al otro”, dice Eglée González-Lobato, experta en asuntos electorales, sobre la acción judicial de un grupo de opositores del gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

“Nuestra misión no es colocar nombres, no es buscar nombres, ni empezar a palabrear, sino abrir una consulta para que cualquier venezolano pueda llevar su nombre. Si nos remitimos a la ley, establece claramente que después del reglamento debemos hacer la convocatoria”, explicó.

El lapso de postulación dura 14 días continuos, precisó el diputado citando la Ley Orgánica de Procesos Electorales. Se prevé un plazo posterior de 12 días para las objeciones y los argumentos en sus contras.

Medina Devis reiteró al menos en cinco ocasiones que el comité legislativo no apremiará esos plazos por orden del Tribunal Supremo de Justicia.

“Estamos parados en el punto de poder aprobar el reglamento y aprobar el cronograma. No existe manera de que un funcionario civil o militar o una institución nos obligue a violentar la ley, a no escuchar lo que establecen nuestra Constitución y nuestras leyes de la República”, insistió.

Hasta el 20 de marzo, el comité parlamentario debatió sobre el borrador de reglamento interno, detalló el legislador, del partido opositor Primero Justicia.

La cuarentena obligatoria por la pandemia en Venezuela y desencuentros políticos con el madurismo ralentizaron el trabajo del comité, argumentó.

Un solo árbitro

El comité legislativo continuará con su trabajo para aprobar el reglamento e iniciar el proceso de postulaciones al CNE, a pesar de la sentencia 0068-2020 de la Sala Constitucional, dijo el parlamentario Medina Devis.

Incluso, dio su visto bueno a que el reglamento interno permita que las postulaciones se realicen a través de la vía electrónica y no presencial.

Reivindicó la necesidad de que la escogencia de un árbitro electoral confiable se escoja en el Parlamento venezolano y no a través de “la unilateralidad”.

“Siempre puede abrirse un espacio como el del comité para construir consenso”, indicó.

Confirmó que la bancada opositora ha tenido contactos recientes con la fracción del Partido Socialista Unido de Venezuela, que también integra el comité de postulaciones electorales. Se abstuvo de garantizar, sin embargo, que sus colegas chavistas se sumarán a la reanudación del comité.

Para que el plan de consenso electoral en el Parlamento tenga éxito, acotó, debe existir “el mayor acuerdo político posible”.

La traba mayúscula en el proceso es que el Tribunal Supremo de Justicia considera nulas todas las decisiones tomadas por el Parlamento desde enero de 2016, bajo acusaciones de desacato a una sentencia que exigía la desincorporación de tres diputados de Amazonas por presunto fraude.

Juan Guaidó, presidente interino, reafirmó esta semana que la única institución legítima que puede nombrar a los integrantes del CNE en Venezuela es la Asamblea Nacional. El dirigente reveló contactos recientes sobre el tema electoral con el madurismo a propósito del fallo 0068-2020.

Ante la consulta de la Voz de América sobre la posibilidad de que se logre un acuerdo político macro para la designación del CNE, Medina Devis respondió: “lo importante es construir un camino, un procedimiento, que el comité siga avanzando. Siempre habrá tiempo si queremos resolver la crisis”.

La decisión de participar o no en las venideras elecciones -si el TSJ escoge un nuevo poder electoral- no corresponde al comité que preside, sino a la dirigencia opositora en pleno, advirtió el parlamentario.

Negó de plano que el país esté encaminado a la escogencia de dos directivas del CNE: una en el Parlamento, otra en el Tribunal Supremo de Justicia.

“Venezuela necesita es uno, un árbitro confiable”, dijo.

Sobre el plazo

Luis Vicente León, presidente de la firma Datanálisis, cree que el gobierno en disputa de Nicolás Maduro tiene el interés de legitimar “de alguna manera” al nuevo CNE con la participación de la oposición institucional, si bien tiene a mano la posibilidad de nombrarlo a través de las instituciones sobre las que tiene influencia política.

Interpreta el plazo de 72 horas dado por la Sala Constitucional como la apertura del madurismo a lograr un acuerdo político en ese sentido.

“Están entonces tratando de validar algo con la oposición en un acuerdo y tratar de que eso active la posibilidad de participación electoral opositora en las parlamentarias. Está claro que es su preferencia y están presionando, porque hay muchos partidos opositores que piensan que hay que participar”, afirma el analista a la Voz de América.

Si el madurismo elije diseñar un CNE a su medida ante las dificultades de un acuerdo, lo haría con la venia de los actores opositores de la llamada mesa de diálogo nacional, anticipa León.

María del Pilar García Guadilla, politóloga de la Universidad Simón Bolívar, no descarta que el lapso determinado por la Sala Constitucional abra un compás de negociaciones políticas del más alto nivel.

“Puestos entre la espada y la pared, quizás la estrategia de la oposición sea tratar de nombrar un CNE por consenso y, luego, decidir si se va o no a elecciones dependiendo de las otras condiciones”, comenta a la VOA.

Subraya que los “avances” del comité parlamentario pudieran facilitar ese acuerdo bajo el postulado de que sea el Parlamento y no el TSJ quien prepare la lista de candidatos al poder electoral venezolano.