Teodoro Petkoff habla durante una entrevista en su sede de campaña en Caracas, Venezuela. Foto de archivo.
Teodoro Petkoff habla durante una entrevista en su sede de campaña en Caracas, Venezuela. Foto de archivo.

El exguerrillero venezolano devenido en político y, más tarde en periodista, Teodoro Petkoff, uno de los más mordaces críticos del chavismo, murió el miércoles a los 86 años.

Petkoff fue un líder guerrillero comunista de los años 60, que renunció a las armas y abrazó la democracia para décadas para después combatir desde las páginas de los periódicos las ideas de la izquierda radical que antes rechazó.

Petkoff, quien nació en el poblado El Batey, en el estado petrolero de Zulia, estaba alejado del escenario político y periodístico desde comienzos de década debido a diversos padecimientos de salud, pero su nombre persistía a través del trabajo de TalCual, un tabloide que fundó en el 2000.

"Con mucho dolor y pesar tengo que anunciar que murió Teodoro Petkoff, en estos momentos solo puedo agradecer haber compartido estos años con él en TalCual", escribió Xabier Coscojuela, director de TalCual, en un mensaje de Twitter.​​

En su mensaje en la red social, sin dar detalles, Coscojuela agradeció al exguerrillero por los años compartidos en la redacción del periódico y “la confianza que depositó en mí” en la dirección del periódico.

Como líder guerrillero, Petkoff escapó dos veces de una prisión de alta seguridad, como ministro se ganó el respeto de Wall Street y en la dirección del diario estampó su marca personal en el periodismo venezolano.

El editor, conocido por sacar al sol los trapos sucios de la política, osciló en los ya tradicionales extremos de la vida pública de América Latina, en donde las personas con un sentido de servicio a menudo se mueven entre mundos diametralmente opuestos: revolución y ortodoxia.

La presencia de Petkoff en el acontecer político de Venezuela es una historia con ribetes dramáticos. Hijo de padre búlgaro y madre polaca de origen judío que llegaron al país caribeño en la década de 1920, Teodoro se distinguió como estudiante en los años 50. En ese entonces, se unió al Partido Comunista y batalló en contra de la dictadura militar de la época.

El general Marcos Pérez Jiménez cayó en 1958, pero los comunistas fueron excluidos del gobierno por el temor del entonces presidente, Rómulo Betancourt, de despertar dudas en Washington sobre su gestión si compartía el poder con los comunistas y así acabar corriendo la misma suerte de su viejo compañero de partido, el expresidente socialdemócrata y escritor Rómulo Gallegos, quien fue derrocado por Pérez Jiménez, con el apoyo de Estados Unidos.

Inspirado en la revolución de Fidel Castro en Cuba, Teodoro y otros se unieron a las guerrillas y lanzaron acciones que incluyeron el secuestro de un coronel estadounidense.

Teodoro Petkoff, un rebelde comunista de 1960, exministro de planificación y veterano izquierdista escucha a un periodista el 21 de abril de 2006, en Caracas, durante el lanzamiento de su candidatura para enfrentarse al presidente Hugo Chávez en la vot...

​​

Petkoff pasó tres años en la cárcel y escapó dos veces, una de ellas por un túnel del Cuartel San Carlos. Nunca nadie había escapado hasta entonces de esa prisión de alta seguridad en el centro de Caracas. Sin embargo, los hombres alcanzaron el final de un túnel y salieron a la superficie en el interior de una bodega abarrotada de jubilosos camaradas. Era carnaval y los prófugos se deslizaron hasta un vehículo que escapó a través de las calles entre un torbellino de masas enmascaradas.

En otra ocasión, escapó utilizando una cuerda por una ventana del séptimo piso de un hospital penitenciario, a donde fue llevado aparentemente moribundo, vomitando sangre, la cual había ingerido poco antes.

En 1971, Petkoff y otros se separaron del Partido Comunista con el argumento de que el modelo soviético era dictatorial. Petkoff ya había sido amonestado por el entonces presidente soviético Leonid Brezhnev debido a su libro "Checoslovaquia: El socialismo como problema". El libro condenaba la invasión soviética de 1968, que aplastó el movimiento conocido como "la primavera de Praga" y vaticinaba la caída de la Unión Soviética con el pasar de los años.

El fervor revolucionario de la guerrilla nunca captó a las masas y para finales de los años 60 el movimiento se rindió.

El presidente socialcristiano Rafael Caldera, que entonces comenzaba su primer gobierno (1969-1974), facilitó la pacificación ofreciendo una amnistía.

Petkoff fundo entonces el partido Movimiento Al Socialismo (MAS), por el cual fue legislador y candidato a la presidencia en 1983 y 1988. Los disidentes formaron el partido, que se convirtió entonces en la tercera fuerza política de Venezuela. Fue elegido al senado y se postuló a la presidencia tres veces, la más reciente de ellas en 2006. Fue el principal rival del presidente Hugo Chávez, quien buscaba por segunda ocasión la reelección en seis años.

Petkoff perdió empero abrumadoramente en esas ocasiones.

Descrito como un intelectual y separado de la izquierda más ortodoxa, Petkoff fue ministro de Planificación a mediados de la década de 1990 durante un gobierno de corte conservador en el que lideró un plan suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) tras la crisis financiera de 1994.

En la década de los 2000 -antes de lo cual fue director del diario El Mundo- tomó el timón de Tal Cual, un periódico disidente que causó revuelo en el país. Afirmaba que la publicación respondía a uno de los momentos más críticos en la historia democrática de este rico territorio petrolero, donde la mayoría viven sumidos en la pobreza.

Teodoro Petkoff, director del diario Tal Cual y excandidato a la presidencia de Venezuela por el Partido Idependiente, responde preguntas a la prensa en Caracas el 08 de agosto del 2006.

​​

No cautivaba miradas por lo que decía en su periódico, sino por cómo lo decía: sus implacables y mordaces editoriales casi siempre fueron afilados ataques a la virulenta retórica de Chávez.

En un momento en que la prensa venezolana se había convertido en un blanco frecuente de los ataques del mandatario, Petkoff insistía en que los patrocinadores privados de Tal Cual garantizarán que esté siguiese siendo una voz independiente. El diario cesó sus ediciones impresas en noviembre de 2017 y pasó a un formato digital motivado por la escasez de papel periódico controlado por el gobierno venezolano y el elevado costo de papel importado en su ajustado presupuesto.

La independencia del diario fue una prioridad para Petkoff, quien antes de tomar las riendas de ese medio dejó su cargo de editor en El Mundo por las presuntas presiones que ejerció el gobierno de Chávez.

Desde el vespertino El Mundo lanzó duras críticas al entonces gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez. Desde TalCual persistió en las críticas hacia el oficialismo.

El analista político venezolano y editor del periódico local Tal Cual habla durante una entrevista con la AFP, en Caracas, el 14 de octubre de 2013.

​​

En el 2015, ganó el premio Ortega y Gasset, que otorga el diario español El País, a la Trayectoria Periodística. No pudo viajar a España a recibirlo por una medida judicial que impedía su salida del país por un caso de presunta difamación levantado por el segundo hombre más poderoso del gobierno, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

"Tenemos una democracia 'chucuta'" o precaria, dijo Petkoff al conocer del premio español. "Porque quienes la gestionan, quienes dirigen el Gobierno lo hacen de un modo que compromete los fueros de la democracia", añadió.

En retrospectiva, Petkoff afirmaba que seguía siendo "un hombre de la izquierda", pero también admitía que la lucha en los primeros años del siglo XXI era diferente a la de los años sesenta.

Con información de Reuters y AP