El joven opositor ya se había reunido con distintos sectores de la sociedad civil para ratificar la convocatoria de este sábado, realizada desde octubre. Foto: Adriana Nuñez Rabascall - VOA.
El joven opositor ya se había reunido con distintos sectores de la sociedad civil para ratificar la convocatoria de este sábado, realizada desde octubre. Foto: Adriana Nuñez Rabascall - VOA.

CARACAS - El presidente interino de Venezuela se reunió este jueves con estudiantes venezolanos en la Universidad Central de Venezuela para ratificar el llamado a la calle para este sábado 16 de noviembre.

“Yo vine a pedirles ayuda. No para mí, no para Juan Guaidó (…) yo vine a pedirles ayuda para Venezuela. Hoy Venezuela los necesita. Hoy Venezuela nos necesita juntos”, indicó el también líder del Parlamento.

Admitió que les falta un factor por construir: “el de la lealtad de las fuerzas de seguridad del Estado, no a Juan Guaidó, a la Constitución venezolana” para lograr la salida del gobierno en disputa.

Pidió no tener miedo pues aseguró que se trata de “manifestación sostenida hasta lograr los objetivos”.

“El 16 ya es un logro. ¿Por qué? Porque vamos a estar en las calles. Porque no nos quedamos dormidos. Porque no nos acostumbramos”, agrego.

Guaidó aseguró que, para él, “los objetivos del 16 (…) ya los cumplimos en adelantada” al lograr romper con una “falsa normalidad”.

El joven opositor ya se había reunido con distintos sectores de la sociedad civil para ratificar la convocatoria, realizada desde octubre. Este miércoles, se anunció que al menos 97 ciudades de todo el mundo están preparando diferentes marchas para acompañar la que se realizará en la capital del país, Caracas.

Después del encuentro con Guaidó, los estudiantes salieron para realizar la manifestación que ya tenían programada y se encontraron con el bloqueo por parte de la Guardia Nacional y la Policía Nacional.

Los jóvenes colocaron rosas blancas frente a los oficiales en señal de paz. Sin embargo, en un momento de tensión, los funcionarios lanzaron gas pimienta y los estudiantes respondieron con piedras y botellas.

 

Colaboración: Adriana Nuñez Rabascall.