El diputado venezolano José Guerra desde a las afueras de Washington D.C.
El diputado venezolano José Guerra en las afueras de Washington D.C. Foto: Cortesía

CARACAS / MARACAIBO, VENEZUELA - José Guerra, diputado y economista venezolano, tenía solo tres camisas y tres pantalones en su maleta durante un viaje corto a España, donde lo sorprendió la noticia de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de su país había solicitado el allanamiento de su inmunidad parlamentaria.

Un banco regional le había invitado a Madrid por tres días para participar en una conferencia sobre su área de experticia. Ese 12 de junio de 2019, un miércoles, llevaba 300 euros en su cartera. Se llenó de incertidumbre.

“Ya me iba a regresar al día siguiente. Me causó una gran sorpresa”, cuenta a la Voz de América desde su exilio en Estados Unidos, donde reside junto a su esposa, trabajando por cuenta propia, aún activo en la política de su país.

La justicia venezolana falló contra Guerra, de 64 años, por la presunta comisión de delitos contra el Estado durante su participación en el fallido alzamiento cívico y militar del 30 de abril de ese año contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En agosto de ese año, la Asamblea Nacional Constituyente, controlada por el chavismo, certificó el despojo de su protección constitucional como diputado. 

 Los amigos genuinos son muy pocos, pero los hay muy auténticos, que meten la mano en los momentos de dificultad”
José Guerra, diputado venezolano

Guerra, nacido en el estado oriental de Sucre hace 64 años, no halló rumbo ni residencia permanente por al menos tres meses. Desde Madrid, hizo escala en Colombia para sumarse a una reunión política; luego, se dirigió a California, Estados Unidos, donde permaneció 20 días en casa de su hijo mayor.

Se reencontró con su esposa, pero no tardó mucho en darse cuenta del divorcio entre la cultura de San Francisco y sus intereses. “Allí, hay tecnología, no actividad política”, describe. Un excompañero de estudios los albergó entonces en su vivienda, cerca del río Potomac, en Washington.

Se mudaron dos meses después a un apartamento de una sola habitación en Rockville, Maryland, a las afueras de la capital estadounidense. Desde el exilio ayudó a corredactar la sección económica del Plan País, una propuesta de la oposición venezolana para la transición y resurrección integral de Venezuela.

“Al principio, veía ahí a muchos venezolanos. Uno extraña mucho a su país. Tenía que tomar un tren de 30 minutos hasta el centro de Washington. En ese tiempo, tenía un estatus legal que me permitía hacer trabajos a destajo en lo económico. Compartía el tiempo con una empresa de consultoría”, precisa.

Aprovechó su tiempo libre, incluso, para escribir su primer libro en el exilio, titulado Notas de economía para principiantes. Y, entonces, llegó la pandemia.

Américo De Grazia
“No tengo complejo de soledad”: diputado venezolano De Grazia sobre su exilio en Italia
El parlamentario venezolano Américo De Grazia cuenta a la Voz de América detalles de su exilio en Italia.

Modestia en vez de lujo

Guerra laboró por 23 años en el Banco Central de Venezuela (BCV) antes de hacer política y ganar una diputación en 2015 en el Distrito Capital.

Se convirtió en una figura de referencia sobre asuntos económicos y laborales en la oposición venezolana luego de ejercer como consejero en la materia de Henrique Capriles durante sus candidaturas presidenciales de 2012 y 2013.

Recientemente, en su destierro por razones políticas, ha invertido sus horas de confinamiento para escribir tres libros sobre Venezuela. El último de ellos trata sobre la historia de los presidentes del país suramericano.

El parlamentario se ofende ante las denuncias de dirigentes del chavismo de que los diputados venezolanos en el exilio, un grupo de al menos 35 políticos, tienen vidas subsidiadas con recursos “secuestrados” del país o de Estados Unidos.

“Conozco un diputado que está aquí también, que pasó tres meses durmiendo en un colchón inflable. El televisor me lo regaló un amigo. La cama, la mesa, también me las regalaron. Es una calumnia”, se defiende.

Los dividendos por su faceta de autor literario son menores, muy contados, dice. Se ha “defendido” económicamente gracias a sus consultorías a destajo, sus ahorros de una pensión mensual que recibe luego de años de un “extraordinario salario” en el BCV, señala. También explica que recibe el apoyo económico de sus hijos.

“Ellos nos pagan el apartamento donde vivimos y lo demás lo cubrimos. Vivimos una vida muy modesta. El gasto en comida es de más o menos unos 180 dólares mensuales”, detalla el legislador, preocupado especialmente por su salud.

No ha podido costearse seguro médico alguno. Ya en el exilio, acudió a clínicas ambulatorias de la red de Unity Help Care, que atienden a la población latina y de color de forma gratuita. “He ido ahí para exámenes rutinarios”, indica.

Su hábito diario en la cuarentena por el COVID-19 pasa por una hora y media de “mucha lectura”, principalmente de noticias sobre política y economía en diarios estadounidenses, venezolanos y europeos, así como por cursos gratuitos de escritura y conversación del inglés en el Montgomery College.

Juan Guaidó, uno de los líderes de la oposición reconocido por decenas de países como presidente interino de Venezuela, llega a una rueda de prensa en Caracas, Venezuela.
Oposición venezolana "coquetea" con idea de ir a elecciones regionales
Juan Guaidó dice que no caerá en un “falso dilema” de si ir o no a elecciones de gobernaciones, mientras dirigentes de partidos como Primero Justicia, UNT y AD no las descartan si son parte de una estrategia más amplia.

Reflexión y voto

Cuando lo convocan, se suma por Internet a reuniones políticas de la oposición y del Parlamento. Su nexo con la dinámica local de parroquias caraqueñas, como El Valle, Coche y Santa Rosalía, “no ha bajado ni un milímetro”, afirma.

El legislador, del Partido Primero Justicia, nota “un intento de viraje” en la economía nacional de parte del chavismo, que atribuye “a la propia crisis”.

“Ese modelo de estatizar la economía, de un Estado que controlaba todo, fue girando por la caída de la producción petrolera. Están desmontando con el pañuelo en la nariz el modelo que creó Chávez”, expone a la VOA.

Guerra recuerda que el país va en camino a su cuarto año consecutivo con hiperinflación, sin financiación internacional. Cree que la oposición venezolana debe volver al ruedo electoral.

Allí, a pesar de las condiciones adversas que a su juicio ha fomentado el chavismo, está la solución a los problemas económicos de Venezuela, opina.

“El voto ha perdido la potencia como instrumento de cambio. El chavismo lo fue secando. Debemos salir de la zona de confort en la que nos quiere meter Maduro y empezar una campaña para rescatar el derecho al voto”, recomienda.

 El modelo del socialismo del siglo XXI está cancelado, pero no hay un modelo alternativo”
José Guerra, diputado venezolano

Para Guerra, Venezuela ha derivado en “un país sin rumbo”, si bien desaconseja recurrir a una vía insurreccional para retomar el poder en el país -dice desconfiar de los intereses políticos y personales de los militares-.

Pide a sus colegas, a la oposición, y en específico a Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 gobiernos, mucha “reflexión” y un “gran acuerdo como política de Estado” para hacer reflotar al país.

“Esperamos que la apertura económica se transforme en la apertura política”, afirma, esperanzado de que su retorno sea más temprano que tarde.