La Voz de América conversa con Fernando Salerno, fundador de Níspero, un proyecto de emprendimiento para ayudar a campesinos venezolanos.

Fernando Salerno es el fundador de Níspero, una iniciativa que ayuda a las familias campesinas en Venezuela a vender de manera directa y a producir con lo que se tiene para no depender de la disponibilidad de insumos agrícolas o de semillas importadas es decir apostándole a los cultivos orgánicos. Su proyecto de emprendimiento fue destacado por el programa de Liderazgo para la Competitividad Global de la Universidad de Georgetown. Entre 38 iniciativas de líderes emprendedores de Latinoamérica, Níspero fue seleccionado como el de mayor impacto, un modelo que consideran podría replicarse en el resto de la región para ayudar a otras familias campesinas.

“Quiero cambiar la industria. Quiero que la comida sea el vehículo de prosperidad los pequeños productores. Quiero que se pueda ver futuro en el campo quiero que las nuevas generaciones empiecen a buscar futuro en el campo venezolano en el campo en nuestra región. Quiero que como latinoamericanos nos sintamos orgullosos como los colombianos en su café. Quiero que ahí empiece la prosperidad de toda una región y una prosperidad ejemplar”, asegura Fernando Salerno en entrevista Jaime Moreno de la Voz de América.


VOA: ¿En qué consiste tu proyecto con los pequeños productores en Venezuela?

Fernando Salerno: Integrar a los agricultores pequeños en Venezuela es crearles accesos a mercados integrarlos también en insumos y bioinsumos para producir de manera orgánica de manera natural y también ayudarlos a plantear modelos de finca empoderados que son capaces de seguir produciendo.
Y estar acá es producto de estar buscando constante apoyo, estar buscando lo mejor.

VOA: ¿Cuántos pequeños productores han logrado incluir en este proyecto?

Fernando Salerno: Levantamos una base de datos de 642 productores. Son un poquito más de 7000 hectáreas y son dos mil cuatrocientos cuarenta personas. Todos interesados en prosperar. Son gente muy trabajadora son gente que se mantiene firme en que les encanta y saben producir. Quieren ser sólo productores. El tema de Níspero es que les permite ser sólo productores. Les permite que sigan haciendo lo que les gusta hacer y nosotros nos encargamos de todo lo demás.

VOA: En Latinoamérica en Venezuela no solamente en Colombia en Perú en muchos países de la región tienen el problema de que los pequeños productores no saben cómo llevar sus productos al mercado. ¿Ahí que hicieron ustedes?

 

Fernando Salerno:  Empezamos a crear canales de acceso directo. Vamos a olvidarnos un poquito de los intermediarios y vamos a tratar de llegar lo más directo posible al mercado y vamos a tratar de negociar plazos más rápidos de pago. Una vez que empezamos a producir orgánico y empezamos a plantear algo más diferente empezamos también a llegar al mercado. Empezamos a acompañar esto con viabilidad financiera… Se nos olvida también y es muy importante mencionar que los pequeños productores son la mayoría es decir es la actividad económica primaria en nuestra región los que deberían ser nuestra piedra angular de la economía.


VOA: ¿Crees que ese es el modelo al que debe apuntar Venezuela para recuperar su aparato productivo en el campo?

Fernando Salerno:  Sin duda. Yo pienso que la necesidad nace. La innovación es el primer factor. Si te quieren mantener y si quieres prosperar en la necesidad tienes que innovar tienes que hacer algo diferente. Yo le he dicho a mis muchachos que ir por lo seguro en un contexto oscuro o incierto ir por lo seguro en un contexto incierto es una real locura…Pienso que la experiencia que tenemos en Venezuela se tiene que capitalizar en la región porque está yendo donde nadie quiere ir para construir algo donde no hay nada.