CARACAS - La iglesia venezolana se muestra firme y contundente al rechazar los comicios programados para el domingo, fecha en la que el Consejo Nacional Electoral, considerado ilegítimo por la oposición venezolana y gran parte de la comunidad internacional, convocó a sufragar para renovar el Parlamento.

Para la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), esta convocatoria tiende a agravar la situación política que atraviesa el país. Califica de “inmoral” que se lleve a cabo este acto cuando el pueblo venezolano, en su opinión, sufre las consecuencias de la pandemia, carece de las condiciones mínimas para su subsistencia y no existe transparencia en las reglas y mecanismos de verificación que debe regir un proceso electoral.

Así lo manifestó la institución durante una exhortación pastoral divulgada en octubre y ratificada la semana pasada.

A juicio del expresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Ovidio Pérez Morales, la posición del episcopado ha sido “consecuente” desde hace varios años y considera que lo más racional sería propiciar un encuentro que abra las vías para una solución a la crisis en Venezuela.

“El episcopado reiteradamente viene reclamando que se tenga esas elecciones libres en condiciones decentes, pero eso es lo que no se quiere porque no se quiere que sea el soberano el que decida sino un grupo”, sostuvo el prelado.

Para el politólogo y sacerdote jesuita, Arturo Peraza, vicerrector de la Universidad Católica Andrés Bello extensión Guayana, uno de los mayores problemas de que se lleve a cabo este evento electoral es la continuidad de la “situación de ilegitimidad” en la que, según su opinión, se encuentra el Estado venezolano.

“Lo que está haciendo este proceso electoral de carácter ilegítimo, no solamente dicho por la CEV sino por el sistema ONU, el sistema OEA, la Comunidad Europea, es decir, una cantidad de agentes que le están diciendo al Estado que en la medida en que siga en esta dirección no va a gozar del reconocimiento que se requiere para poder articular negociaciones necesarias que nos saquen de estas circunstancias”, explicó Peraza.

Sobre la posibilidad de que la Iglesia Católica juegue un papel preponderante para lograr una salida a la crisis, Peraza considera que la institución debe saber mantener la posibilidad de ser “una oferta abierta para dialogar”, pero si ambas partes están dispuestas a negociar en serio.

En varias ocasiones representantes del Consejo Nacional Electoral, que representa al gobierno en disputa de Venezuela, han asegurado que los comicios del seis de diciembre cuentan con todas las garantías necesarias y que el sistema electoral venezolano es uno de los más fuertes y consolidados del mundo.