“No nos vamos acostumbrar a esta tragedia. Y ese es el rol de este Parlamento", indicó el líder opositor Juan Guaidó.
“No nos vamos acostumbrar a esta tragedia. Y ese es el rol de este Parlamento", indicó el líder opositor Juan Guaidó.

El presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó ratificó este martes que se debe aumentar la presión "en todos los ámbitos" para poder solucionar la crisis que vive el país, la cual asegura que se está acelerando y que está por convertirse en “una catástrofe”, por lo que volvió a llamar a la calle este fin de semana.

"El régimen pretende volver cotidiana la emergencia y no lo vamos a permitir. Por eso, volvemos este fin de semana a las calles de toda Venezuela", indicó Guaidó en una publicación en su cuenta de Twitter, sin dar más detalles.

La semana pasada, el presidente del Parlamento venezolano insistió en aumentar la presión tanto nacional como internacional y convocó a manifestaciones para el fin de semana, cuando estuvo en el estado Carabobo, en la región central del país.

Más temprano durante una sesión de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional, el líder opositor aseguró que “ellos pretenden tener al pueblo venezolano corriendo en una permanente emergencia (…) Ya la crisis no es solo nacional; es regional y mundial, es la crisis migratoria más severa del mundo”, aseguró, refiriéndose a los más de 4 millones de venezolanos que han emigrado estos últimos años.

“Hoy enfermarse en Venezuela es una sentencia de muerte, la emergencia va camino a convertirse en catástrofe”, agregó.

Indicó que saben la capacidad de ayuda que se puede conseguir, pero que “es desesperante saber que podemos salvar vidas, y unos ladrones, dictadores, son los que ponen un bloqueo en este elemento”.

“No nos vamos acostumbrar a esta tragedia. Y ese es el rol de este Parlamento. Por eso sesionamos de manera extraordinaria. Por eso insistimos con la ayuda humanitaria”, indicó.

Resaltó que la solución a la crisis que vive la nación sudamericana pasa por poner fin al “cese la usurpación y para eso tenemos que aumentar la presión desde todos los ámbitos”.

Al ser cuestionado sobre los acercamientos con el oficialismo, Guaidó aseguró que: “La emergencia humanitaria compleja se acelera, estamos al borde de una catástrofe humanitaria en Venezuela, como denunciamos hace tres años, y urge aproximar soluciones a la crisis que estamos viviendo. Así que no, no hay una nueva fecha o aproximaciones por los momentos de una ronda de negociación con respecto a la mediación del Reino de Noruega”.

El lunes, Diosdado Cabello, el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente y segundo del partido del gobierno, respondió a las afirmaciones de Guaidó diciendo que "el cese de la usurpación va para largo (...) ¿Se va a dar un autogolpe?”, preguntó.

Cabello también preguntó si la oposición dará cumplimiento al acuerdo que firmaron, acerca de que cada año la Asamblea Nacional va a tener un nuevo presidente, refiriéndose a las declaraciones de Guaidó de que será presidente interino después de dejar la presidencia del parlamento en 2020.

Cabello volvió a repetir que "el 5 de enero me parece una buena fecha" para las elecciones parlamentarias, que la Constitución estipula que deben ser en 2020.

"Lo que sí está claro es que le vamos a dar cumplimiento a nuestra constitución", expresó. La ANC conformó a principios de agosto una comisión, para evaluar si es necesario adelantar elecciones legislativas.