Ministros de Relaciones Exteriores y representantes de los países del Grupo de Lima se reunieron en Brasilia el viernes, 8 de noviembre de 2019, para analizar la crisis en Venezuela.
Ministros de Relaciones Exteriores y representantes de los países del Grupo de Lima se reunieron en Brasilia el viernes, 8 de noviembre de 2019, para analizar la crisis en Venezuela.

Ministros y representantes de los países del Grupo de Lima se reunieron el viernes en Brasilia para volver a analizar la situación de Venezuela y el estancamiento de una crisis que ha llevado a millones de personas a abandonar ese país.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Venezuela, miembros del Grupo de Lima, reunidos en Brasilia, indicaron en una declaración que “Reiteran y refuerzan su apoyo al Presidente Encargado Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional, como autoridades legítimas y democráticamente electas, y al pueblo venezolano que expresa su repudio a la dictadura a través de manifestaciones pacíficas como la convocada para el próximo 16 de noviembre.”

La reunión fue la primera que celebra el Grupo de Lima desde la elección como nuevo presidente de Argentina de Alberto Fernández, quien han dado a entender que una vez que asuma el poder, el próximo 10 de diciembre, su país dejará esta plataforma, creada en 2017 para buscar una alternativa democrática en Venezuela.

El Grupo de Lima también indica en su comunicado conjunto que “Apoyan, ante la ausencia de condiciones adecuadas para la realización de elecciones libres, el acuerdo aprobado por la Asamblea Nacional el 17 de septiembre, el cual ratifica la ruta política propuesta como salida para la crisis, y establece la permanencia del presidente Guaidó en la presidencia encargada del país, más allá del 5 de enero de 2020 y hasta el fin de la usurpación y la realización de elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y con observación internacional.”

El Grupo de Lima también reiteró su apoyo a una solución política, pacífica, democrática, y liderada por los propios venezolanos como forma de resolver la crisis que atraviesa Venezuela.

Los mandatarios del Grupo de Lima reiteraron la convicción de que solamente el pleno restablecimiento de la democracia permitirá superar la crisis política, económica, humanitaria y de derechos humanos.

Rechazaron lo que califican como “la pretensión del régimen ilegítimo” de convocar a elecciones parlamentarias anticipadas “cuyo único fin es disolver la Asamblea Nacional legitima y democráticamente electa.”

El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, considera un adelanto de las elecciones legislativas, previstas inicialmente para diciembre del año próximo, lo que pudiera poner a las fuerzas encabezadas por Guaidó en una encrucijada.

Asimismo, resolvieron cooperar para presentar a la comunidad internacional la gravedad de la situación económica, política y humanitaria en Venezuela, como, por ejemplo, recogiendo testimonios de migrantes y refugiados venezolanos sobre violaciones de sus derechos humanos en Venezuela.