El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela tiene 40 días para encontrar los mecanismos para que se logre convocar a elecciones libres y transparentes respetando la Constitución venezolana. [Foto: Bricio Segovia, VOA].
Foto de archivo del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela.

El Grupo de Contacto Internacional (GCI) se reunió el miércoles para discutir la situación venezolana y, entre otras cosas, pidió al gobierno en disputa del país dejar de tomar ‘acciones unilaterales’, como la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral. 

En el comunicado publicado en el servicio de la Unión Europea de Acciones Exteriores, indican que los funcionarios expresaron preocupación por la “reducción del espacio democrático” y el deterioro de los derechos humanos en el país, en el marco de la pandemia y la situación migratoria.

El GCI fue creado en 2019 para buscar una salida pacífica a la crisis venezolano y está compuesto por por Reino Unido, siete países de la Unión Europea, y cuatro de América Latina.

En el texto ratifican su crítica - expresada en un comunicado hace una semana - por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de nombrar unilateralmente a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) pues aseguran que “no es equilibrado ni independiente”.

El Grupo afirma que esta decisión, y la designación del TSJ de la junta directiva de dos importantes partidos opositores, estropean “la posibilidad de un camino electoral consensuado y elecciones democráticas”. 

“Una solución sostenible para la profunda crisis venezolana debe incluir elecciones parlamentarias y presidenciales libres, transparente, creíbles, y justas”.

El grupo le pidió al gobierno en disputa dejar de tomar acciones unilaterales y a todas las partes participar en negociaciones “significativas e inclusivas”.

Aseguraron que continuarán trabajando para conseguir un mayor apoyo internacional a una transición pacífica y negociada y apoyar los esfuerzos de diplomacia humanitaria.

La cancillería de Uruguay, país miembro del grupo, replicó el comunicado

Cuando el GCI expresó su preocupación por el nombramiento del CNE, la cancillería del gobierno en disputa respondió asegurando que el grupo “murió al nacer” por lo que “en las relaciones internacionales los muertos vivientes no suman”.