El Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, respaldado por la UE, dijo el martes que era esencial evitar la escalada de tensiones en Venezuela y que se deben buscar soluciones a través de elecciones.
El Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, respaldado por la UE, dijo el martes que era esencial evitar la escalada de tensiones en Venezuela y que se deben buscar soluciones a través de elecciones.

Con el fin de evitar una crisis política en Venezuela, el Grupo Internacional de Contacto (GIC), dijo el martes en una rueda de prensa que está listo para enviar una misión política a dicho país y que es una prioridad restablecer la democracia, el estado de derecho y la separación de poderes.

Al concluir la tercera reunión del GIC, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, dijo el martes en Costa Rica que el objetivo es facilitar las elecciones presidenciales en un proceso transparente, lo antes posible. Sin embargo, no dio detalles al respecto y enfatizó que no se sabe con exactitud cuándo podrían realizarse los comicios, y desconocen si el presidente en disputa Nicolás Maduro, estaría dispuesto a realizarlos.​

​​Por su parte, Manuel Ventura Robles, canciller de Costa Rica, señaló que el grupo está listo para enviar una delegación de naturaleza política a Venezuela "para reunirse con las partes involucradas en el conflicto, con el propósito de seguir avanzando para que se puedan organizar lo antes posible elecciones supervisadas internacionalmente, creíbles, en Venezuela".

Aún no se sabe quiénes conformarían ese grupo, pero señaló que existen varias propuestas que Mogherini dará a conocer en los próximos días, "así que debemos esperar esa pronunciación  sobre quién integrará ese grupo que será de alto nivel", agregó.

​​Mogherini aseguró que la solución de la crisis venezolana requiere del apoyo de los partidos dentro de Venezuela y enfatizó en que la prioridad es evitar una mayor escalada de la crisis en Venezuela.

El grupo rechazó el uso de la fuerza contra civiles y condenó los procesos judiciales defectuosos: "El GIC reafirma su fuerte rechazo al uso de la fuerza contra civiles y expresa sus profundas condolencias a las familias y amigos de las víctimas", señaló en su declaración.

También, "insta a las fuerzas de seguridad a actuar con la máxima moderación para evitar una mayor pérdida de vidas y sufrimientos. Los grupos armados irregulares deben ser disueltos. Los responsables de la violencia indiscriminada serán responsables. El derecho a la protesta pacífica debe ser respetado y las manifestaciones deben seguir siendo no violentas".

Así mismo, condenó los actos de violencia contra periodistas y pidió respeto por la libertad de medios de comunicación.

El grupo condenó además los procedimientos iniciados contra varios representantes de la Asamblea Nacional e instó a la liberación de los presos políticos.

También, decidió continuar su trabajo sujeto a una evaluación periódica del progreso que se esté realizando en el país suramericano.

A nivel de cooperación internacional, el GIC continuará cooperando con otros países de la región y socios internacionales y aceptó la invitación del Grupo de Lima para reunirse con el propósito de encontrar una solución a la crisis venezolana. Al respecto, Mogherini dijo que se definirá el sitio y el lugar para realizar la misma.

Adicionalmente, seguirá en continuos intercambios con los países del CARICOM y otros interlocutores relevantes. 

​​En la declaración, se hizo énfasis en que la solución a la crisis debe venir de los propios venezolanos y que es inminente encontrar una respuesta humanitaria significativa para Venezuela.

En este sentido, en vista de esto, el GIC "apoya plenamente los esfuerzos en curso de las Naciones Unidas para establecer un sistema eficaz de respuesta humanitaria y prestar asistencia a quienes más lo necesitan", dice el documento. 

El GIC está conformado por la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, y por América Latina están Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.  En la declaración, decidió convocar nuevamente a nivel ministerial, en un futuro próximo, para evaluar los desarrollos y decidir los próximos pasos.

La reunión se inició el lunes en la tarde con una rueda de prensa inaugural a la que asistieron Mogherini y el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada.