A soldier stands guard at a PDVSA state oil company gas station where drivers wait in line for hours  to fill up in Caracas,…
Un soldado hace guardia en una estación de servicio de la compañía petrolera estatal PDVSA donde los conductores esperan para llenar su tanque en Caracas, Venezuela. Mayo 25, 2020.

CARACAS - Desde hace más de 60 años, las estaciones de gasolina en Venezuela han estado en manos privadas bajo el esquema de concesión. Sin embargo, en las últimas horas administradores privados de estaciones de servicio, en estos casos propiedad de Petróleos de Venezuela (PDVSA), han recibido una notificación que pone fin al contrato de forma unilateral. Tienen 72 horas para hacer entrega de las instalaciones.

El hecho ocurre semanas después de que el presidente del gobierno en disputa, Nicolás Maduro, anunciara un histórico incremento en el precio de la gasolina, que anteriormente era “prácticamente” gratuita.

La Voz de América obtuvo el testimonio de Miguel Pichardo, presidente de la Asociación de Gasolineros del estado Lara, en el occidente del país. Explicó Pichardo que meses atrás su estación de servicio fue “tomada”.

Hasta el 2019 había operado dijo que operó una estación de servicio propiedad de la industria desde 1965 y relata cómo en cuestión de 15 día todo cambió.

Escuche
Venezuela: PDVSA recupera gasolineras

“En 15 días fui notificado de que la estación pasaría a manos de la Gobernación del estado Lara y en 15 días se acabaron los 55 años que estuvimos trabajando en bien de la colectividad y en bien de prestar un servicio público (…) prácticamente te quitan la llave del negocio y tú sales de ahí sin nada, después de 55 años que tú tienes en una estación de servicio, eso es totalmente injusto” destacó.

Pichardo cuestionó la forma “arbitraria” en la que están tomando las estaciones y explicó que desconocen cuál es el propósito del gobierno en disputa con estas acciones que considera continuarán ejecutándose.

“Generalmente han estado de generación en generación, hay estaciones de servicio que tienen alrededor de cinco generaciones trabajando en ese mismo ramo. Entonces realmente desconocemos cuál es la intención de pasarlo a las gobernaciones o a terceras personas” afirmó.

A juicio de Pichardo, miembros del gremio de gasolineros, que denuncian desconocer información sobre las nuevas condiciones operativas, se encuentran “sorprendidos” ante las acciones del gobierno en disputa y sostiene que para los afectados es un gran impacto el hecho de quedar repentinamente sin “nada”.

De momento el gobierno en disputa no se ha pronunciado. Sin embargo, recientemente el ministro de petróleo, Tareck El Aissami aseguró que se les autorizó licencias para importar combustible a empresarios privados que las solicitaron.

En Venezuela hay aproximadamente 1.680 estaciones de gasolina, de las cuales 180 son propiedad de PDVSA.