“No me siento seguro, no hay seguridad por ninguna parte”, afirma Ricardo Ortiz, uno de los ciudadanos consultados por la VOA.

CARACAS - El deterioro de los servicios públicos en Venezuela también se evidencia en el Metro de Caracas. El sistema de transporte más importante del país registra un desgaste importante en sus instalaciones, según sus trabajadores, quienes también denuncian que la vida del personal y de los usuarios puede estar en riesgo. 

Como consecuencia de fallas eléctricas, durante los últimos meses, en el Metro de Caracas se han registrado incidentes cada vez más frecuentes sin que la empresa haya presentado un reporte formal de cada uno de los episodios. Directivos del sindicato del sistema subterráneo sostienen que no se cumplen los protocolos de seguridad, que “no hay planificación” de mantenimiento y denuncian falta de inversión. 

“A qué se está jugando, se está colocando en riesgo no solo la vida de los usuarios sino la vida de nuestros compañeros de trabajo”, afirmó Jairo Colmenares, directivo del sindicato del Metro de Caracas

Según detallan, la calidad del servicio ha disminuido. Años atrás el tiempo de espera de un pasajero, en el andén, para abordar un tren, era de aproximadamente “3 minutos”, hoy puede llegar a ser de “45 minutos”.

“Y no te indico que cuando lo abordes tengas las condiciones ni de seguridad, ni de aire acondicionado, ni confort”, afirma por su parte, Deilliy Rodríguez, directiva del sindicato del Metro de Caracas.

 Usuarios del Metro de Caracas consultados por la Voz de América coinciden en que el servicio ha desmejorado considerablemente

“Aquí no hay aire, las escaleras mecánicas no sirven, un caos, lo que era el metro desapareció, ahora es un rancho metro”, relata Hector Lugo, ciudadano consultado.

“No me siento seguro, no hay seguridad por ninguna parte”, afirma Ricardo Ortiz, otro consultado.

Sin embargo, César Vega, presidente de la compañía pública, asegura en entrevista a medios nacionales que se cumplen los protocolos de seguridad y no descarta actos de sabotaje.

“Atacar al Metro de Caracas es atacar al gobierno revolucionario, no es casual que cuando ocurren este tipo de situaciones inmediatamente comienza una cadena desmedida a través de las redes sociales tratando de causar el fin que ellos buscan que es desacreditar”, agrega Vega.

De acuerdo al funcionario, en los próximos meses ejecutarán un plan para recuperar las instalaciones e implementarán un mecanismo para autoabastecer de energía al sistema que, según dice, transporta a casi 3 millones de personas diariamente.