El responsable de Asuntos para el Hemisferio Occidental de la adiminstración estadounidense, Michale Kozak, habló el viernes sobre la manera en que el gobierno en disputa de Venezuela maneja la crisis poor coronavirus en el país latinoamericano.
El responsable de Asuntos para el Hemisferio Occidental del gobierno de EE.UU., Michael Kozak, habló sobre la manera en que el gobierno en disputa de Venezuela maneja la crisis por coronavirus en el país latinoamericano.

WASHINGTON DC - El secretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Kozak, dijo el jueves que aunque Estados Unidos “admira” la “fortaleza” de Noruega al viajar a Venezuela, ve difícil una mediación a la crisis venezolana si el presidente en disputa, Nicolás Maduro, no cede el poder.

Los comentarios de Kozak el mismo día que una delegación del reino de Noruega, que viajó el viernes pasado a Venezuela para observar la situación “política y humanitaria” del país, se reunió con el ministro de Comunicaciones del gobierno en disputa, Jorge Rodríguez, según dijo Maduro en una cadena de televisión local.

“Los noruegos han intentado (...) encontrar una apertura para conseguir que el régimen haga lo que necesita hacer y admiramos su fortaleza en seguir intentando”, dio Kozak en una teleconferencia con reporteros.

El presidente en disputa de Venezuela dijo el jueves que se “reactivó” el contacto con Noruega y que su gobierno está comprometido con el “diálogo y la democracia”. La visita de la delegación del país escandinavo llega casi un año después de que se diera fin al último intento por parte de Oslo para mediar entre el gobierno interino, partidos de la oposición y Maduro.

Para Kozak, el presidente en disputa de Venezuela “simplemente no quiere discutir [sobre] ceder su poder” y “mientras mantenga esa actitud es muy difícil llegar a algún lado”. El diplomático enfatizó en que la única manera de solventar la crisis en Venezuela es “tener elecciones libres y justas” para elegir un nuevo liderazgo en el país.

El diplomático también aprovechó para criticar a Cuba, calificando de “colonial” la relación que el país tiene con Venezuela.

“[El gobierno en disputa] continúa enviando petróleo, diésel, gasolina, comida y medicinas a Cuba”, aseguró Kozak. La semana pasada, el enviado del presidente interino Juan Guaidó a Venezuela, Carlos Vecchio, aseguró que Cuba revende el crudo que recibe de Venezuela.  

Entre enero y junio de este año, Venezuela ha enviado más de 14 millones de barriles de petróleo a Cuba, según datos recopilados por la agencia de noticias Reuters.

Elecciones postergadas

Tanto Haití como Bolivia han decidido postergar elecciones debido a la pandemia, generando rechazo entre los ciudadanos y protestas en ambos países. En Bolivia, miles de personas se tomaron las calles de El Alto pidiendo que se reverse la decisión del gobierno de Jeanine Añez, nombrado como interino después de unas convulsas elecciones el año pasado, de postergar los comicios hasta octubre debido al coronavirus.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, pareció unirse a la tendencia, sugiriendo a través de Twitter postergar las elecciones presidenciales de noviembre, alegando que la votación por correo llevará al fraude electoral.  

Aunque se negó a comentar asuntos domésticos, Kozak dijo que el mensaje que EE.UU. envía a los países de la región es que “no usen la dilación de las elecciones para algo distinto a lidiar con la situación médica genuina”.

“No hemos criticado a los países que han retrasado las elecciones (…) lo que decimos es que necesitan estar preparados (…) tan pronto como situación médica lo permita”, dijo el diplomático.

Sobre el caso de Bolivia, donde ya hay más de 73 mil casos de COVID-19, Kozak expresó que EE.UU. espera unas elecciones “libres y transparentes” prontamente, con observación internacional, “tan pronto lo permita la situación del COVID”.

Sin embargo, los proceso electorales en la región no se han paralizado completamente ante la pandemia del COVID-19. República Dominicana, con 67.915 caso confirmados, celebró elecciones el pasado cinco de julio, bajo observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA).