La compañía está bajo el control de la junta directiva nombrada por el gobierno interino del presidente encargado, Juan Guaidó, y cortó los lazos con PDVSA.
La compañía está bajo el control de facto de la junta directiva nombrada por el gobierno interino de Juan Guaidó y cortó los lazos con PDVSA.

WASHINGTON D.C. - Un grupo de siete congresistas estadounidenses escribieron una carta al presidente Donald Trump pidiéndole que proteja a CITGO, la refinería filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA), de caer en manos de acreedores.

“Pedimos a la administración que tome todos los pasos necesarios para proteger” a CITGO, escribieron los legisladores, entre los que están el senador republicano Marco Rubio y la representante demócrata, Lizzie Fletcher.

Un fallo en el 2018 determinó que PDVSA funcionaba como un “alter ego del gobierno de Venezuela” y, por extensión, Crystallex podía anexarse los activos de su subsidiaria en EE.UU. (CITGO) para satisfacer la deuda. [Foto: Alejandra Arredondo]
CITGO en riesgo: tres posibles escenarios
CITGO en riesgo: tres posibles escenarios

La mitad de los activos de CITGO (50.1%) están comprometidos como garantía del bono de deuda pública PDVSA 2020 que vence a finales (27) de octubre. A pesar de que las sanciones impuestas por EE.UU. restringen las transacciones con Venezuela, una licencia que les permite a los tenedores del bono ejercer el derecho a esa colateral sigue en vigencia.

“Aunque CITGO es una compañía americana que emplea a miles de personas en Estados Unidos. Su futura estabilidad jugará un papel clave en la reconstrucción de Venezuela”, dice la carta también dirigida al secretario de Tesoro y al secretario de Estado.

CITGO está bajo el control de una junta directiva nombrada por el gobierno interino de Juan Guaidó, quien desde que asumió la presidencia interina de Venezuela fijó como uno de sus objetivos preservar los activos del país en el exterior.

Debido a las sanciones y a que perdió el control de facto de la refinería, el gobierno en disputa de Nicolás Maduro ya no tiene incentivos para continuar haciendo las cuotas del bono PDVSA 2020.

La deuda fue asumida por Guaidó: en abril, la Asamblea Nacional aprobó el uso de 71 millones de dólares para hacer el último pago del bono, que venció el 27 de abril.

El dinero con el que se pagó la cuota provino de unas cuentas de fideicomiso congeladas por el gobierno de Estados Unidos, según dijo a la Voz de América uno de los miembros de la junta ad hoc de PDVSA en ese momento.

Sin embargo, esta vez la cantidad de dinero es mucho mayor —casi mil millones de dólares — y varios expertos consultados por la VOA dudan que el gobierno interino cuente con esa cantidad de divisas. 

Por otro lado, la Asamblea Nacional nombró en agosto una comisión para renegociar la deuda soberana, lo cual abarca el bono PDVSA 2020. Hasta ahora, los integrantes del grupo no han comunicado ningún avance, conforme se acerca el 27 de octubre.

Orden ejecutiva 

Bajo este escenario, los representantes del gobierno interino de Guaidó han pedido repetidamente a EE.UU. tomar una medida drástica: emitir una orden ejecutiva que blinde a CITGO de los acreedores. 

Sin embargo, la idea de una interferencia de este tipo ha recibido críticas por más de una docena de grupos conservadores, quienes también escribieron una carta Trump pidiéndole que no emita una orden ejecutiva.

"Una orden ejecutiva que blinde a CITGO de [sus] deudas envía un mensaje a propietarios en todas partes que el gobierno puede decomisar sus pertenencias sin enfrentar consecuencias", escribieron organizaciones como la Alianza de Protección de Contribuyentes.