​​​En su visita que comenzó el miércoles y culmina el viernes, Bachelet tiene previsto reunirse con funcionarios de los gobiernos paralelos que rigen Venezuela.
​​​En su visita que comenzó el miércoles y culmina el viernes, Bachelet tiene previsto reunirse con funcionarios de los gobiernos paralelos que rigen Venezuela.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se reunió este jueves, entre otros, con el canciller del gobierno en disputa de Venezuela, Jorge Arreaza, y el ministro de Defensa Vladimir Padrino, mientras familiares de presos políticos y otros actores del complejo contexto político local esperan su turno.

Tras su llegada el miércoles, Bachelet dijo que espera "escuchar todas las voces". Una visita del organismo que representa Bachelet ha sido esperada por años, por lo que está generando expectativas dentro y fuera del país. 

Su antecesor, Zeid Ra’ad al Hussein, solicitó visitar Caracas pero el gobierno se lo negó, acusandolo de emitir comentarios “infundados” e “irresponsables” al denunciar violaciones a los derechos humanos.

Durante su segundo día en la capital venezolana, la alta comisionada también se reunió con el fiscal general designado por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab y el Defensor del Pueblo, Alfredo Ruíz, y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno.

En su reunión con el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, el funcionario le solicitó a Bachelet interceder ante el sistema de Naciones Unidas para poder "movilizar los recursos bloqueados" en el exterior por sanciones al gobierno en disputa para poder destinarlos a medicinas y alimentos.

Venezolanos salieron a protestar temprano para llamar la atención de Bachelet. Frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), manifestantes exigen respeto a los derechos humanos. Miembros de sindicatos se quejaron de que Bachelet salió por una puerta trasera y reclamaron, por ejemplo, la libertad para más de 600 presos políticos y realizaron otras demandas relacionadas con la educación, según constató la VOA.

 

​​​En su visita que comenzó el miércoles y culmina el viernes, Bachelet tiene previsto reunirse con funcionarios de los gobiernos paralelos que rigen Venezuela, uno liderado por el presidente encargado Juan Guaidó, y el otro por el presidente en disputa de Nicolás Maduro.

Su agenda incluye reuniones con diputados de las dos asambleas instaladas y con familiares de presos políticos y otros actores del complejo contexto político venezolano.

Está previsto que al término de la visita el viernes, emita una declaración.

​​Lea: Bachelet llega a una Venezuela en crisis que pugna por el cambio.

​​Hasta el momento poca información sobre su agenda es pública. Fuentes de la VOA dijeron el miércoles que los invitados a reunirse con Bachelet fueron advertidos de mantener en silencio el asunto.

El director del Foro Penal, Alfredo Romero, lamentó el jueves que funcionarios del gobierno en disputa sean quienes estén haciendo "compañía",  sirviendo "de guía" a Bachelet. Pidió además a la expresidenta de Chile que se presente en las cárceles y converse con los presos políticos.

"No conocemos la agenda que se está manejando, pero ella debería ir (a las prisiones) y es una de las solicitudes que hemos hecho", dijo Romero.

"Si no se logra la liberación de los presos políticos, al menos constatar con los ojos las cárceles que seguramente están maquillando o van a maquillar antes de que ella llegue", expresó. "(Bachelet) debe hablar con los presos políticos que están en una lista que nosotros le entregamos semanalmente", dijo Romero.

​​Guaidó llamó a manifestaciones y protestas pacíficas el viernes, día en el que tiene previsto reunirse con Bachelet.

"Estamos pidiendo que el viernes salgamos a las calles (...) Ir a las calles, visibilizar los males, buscar y exigir soluciones", añadió el también jefe de la Asamblea Nacional a reporteros tras un acto en una universidad al este de Caracas.

​​

​​Bachelet se reunió primero con canciller Arreaza

Tras su llegada el miércoles, Bachelet se reunió con el canciller del gobierno en disputa, Jorge Arreaza.

​​"Hemos compartido con Michelle Bachelet el modelo de protección social, de garantía de los DDHH que desde hace 20 años venimos desarrollando en Venezuela. La Constitución fue el primer gran paso para poder armar, diseñar y ejecutar un sistema de protección de los derechos humanos", escribió Arreaza en su cuenta de Twitter.

La agenda inicial indica que se reunirá además con Maduro. Arreaza dijo en la televisión estatal que Bachelet sostendrá encuentros con representantes del resto de los poderes públicos y los vicepresidentes sectoriales.

​​

​​"Esperamos que sea para bien, mejorar el sistema de derechos humanos. Escuchar recomendaciones, propuestas de alto nivel profesional. La visita tiene que ser para que Venezuela mejore", dijo Maduro en un acto transmitido por la televisión estatal.

En Venezuela, Michelle Bachelet se reunió también el jueves 20 de junio de 2019 con exvicepresidente, Aristóbulo Isturiz.

​​La advertencia de Guaidó

Guaidó tiene previsto reunirse el viernes en la mañana con la Alta Comisionada en la sede del Palacio Federal Legislativo.

"Venezuela no está en época de diagnóstico, de caracterización de a qué nos enfrentamos, sino de soluciones, soluciones urgentes", dijo Guaidó, reconocido por mas de 50 países como legítimo jefe de gobierno del país.

Organizaciones no gubernamentales de derechos humanos dicen que más de 100 uniformados han sido detenidos desde 2014.

"Mi llamado a la señora Bachelet es que por favor no se retire hasta que brinde una solución, más allá de que nos escuche a todos", dijo a Reuters  Leonela Difurt, esposa de un militar detenido en 2018. "Hay muchos militares que están en condición de aislamiento, que están incomunicados", agregó.

El gobierno en disputa culpa a Estados Unidos por la grave crisis económica y humanitaria que sufre la nación, alegando que las sanciones de Washington para presionar su salida del poder están motivados por el interés en la riqueza petrolera del país.

Más de la agenda de Bachelet en Venezuela

Miembros del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), que a menudo realiza detallados informes sobre la situación política en el país, tenían previsto reunirse el jueves con Bachelet.

Un comunicado del grupo indicó que se encargarán de denunciar "violaciones de derechos humanos durante las protestas" contra Maduro en el país. El propio grupo ha informado con anterioridad de atropellos contra civiles de parte de la Fuerza Armada venezolana y los conocidos colectivos, que actúan reprimiendo las manifestaciones populares.

Bajo la etiqueta #DileABachelet, el OVCS publicó varios mensajes en su cuenta de Twitter para hacer denuncias sobre la situación que vive Venezuela.

​​

​​​"Es una oportunidad histórica para que Bachelet exija poner fin a las graves violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen de Nicolás Maduro", dijo OVCS.

"Insistiremos a la Alta Comisionada que las protestas que se registran diariamente en el país evidencian el malestar de una ciudadanía que se resiste a vivir sin dignidad, en condiciones precarias, sin servicios básicos, con un salario que no alcanza para cubrir las necesidades básicas o porque no se garantizan los derechos políticos y electorales. Que la vulneración a los derechos derivó en una Emergencia Humanitaria Compleja, que se agudizó desde la instalación inconstitucional de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y el fraude electoral del 20 de mayo de 2018", indicó el texto.