Legisladores de oposición venezolanos en el exilio hablaron de los retos que tienen por delante en su lucha por la democracia, tras la reelección del presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino del país, Juan Guaidó. Washington, 9 enero 20...
Legisladores de oposición venezolanos en el exilio hablaron de los retos que tienen por delante en su lucha por la democracia, tras la reelección del presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino del país, Juan Guaidó. Washington, 9 enero 20...

WASHINGTON DC - El diputado venezolano de la Asamblea Nacional, Miguel Pizarro, reconoció el jueves en Washington, que de lograrse un cambio político en Venezuela, esto generará nuevos retos para reconstruir el país.

"Sabemos que un cambio político tendrá nuevos retos, pero lo importante ahora es lograr ese cambio primero", dijo el parlamentario durante un evento  en el Atlantic Council, un centro de estudios políticos internacionales en la capital estadounidense.

El legislador de oposición venezolano vive en el exilio a causa de la  persecución del gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

Pizarro, junto al también diputado en el exilio, Américo De Grazia, hablaron sobre los sucesos acontecidos en Venezuela desde el pasado 5 de enero, cuando al presidente interino, Juan Guaidó y varios diputados opositores, se les impidió el ingreso al palacio legislativo para las elecciones parlamentarias.

Tras los hechos del domingo 5 de enero de 2020, Venezuela enfrenta una nueva dicotomía en su estructura de poder, al menos nominalmente.
Expertos: El madurismo tomó el Parlamento de Venezuela para conseguir elección benévola
Expertos: El madurismo tomó el Parlamento de Venezuela para conseguir elección benévola

De Grazia, diputado representante del estado Bolivar, en el sureste, coincide con la postura de Pizarro.

"El reto no es solamente salir de Nicolás Maduro como régimen, es cambiar el militarismo por el civilismo, es cambiar la dictadura por la democracia, el centralismo por la descentralización, todos esos retos los tenemos en los próximos años, no solamente con Juan Guaidó, tenemos que hacer un plan de país", dijo el legislador.

Aseguró que para lograr esos cambios se debe hacer una "larga alianza internacional con el mundo civilizado en el que Estados Unidos debe estar a la cabeza" agrega De Grazia.

Y es que desde que Juan Guaidó fue proclamado presidente interino de Venezuela, Washington ha estado muy de cerca apoyando a la oposición y ha impuesto varias sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, al que ha calificado de ilegítimo y lo ha acusado de ser una amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

Francis Rooney, congresista por el estado de Florida, dijo que en el caso del apoyo en el Congreso de EE.UU. al presidente interino, hay una postura única, sin divisiones partidistas.

"En lo que respecta al apoyo a Juan Guaidó en el Congreso hay unanimidad sobre ese asunto", señaló Rooney, indicando que en ambos partidos, Demócrata y Republicano, hay una sola postura en relación a Venezuela.

Otro de los puntos abordados por los panelistas, fue la influencia de Rusia en el acontecer político venezolano. Según los legisladores de oposición la única manera que el presidente Nicolás Maduro ha podido continuar en el poder es gracias al apoyo de aliados internacionales como Cuba, China e Irán. 

Sobre Rusia, aseguran que su influencia en minimizar la retórica de Guaidó es clara, con la utilización de medios de comunicación para enviar mensajes que desacreditan a la oposición.

"En ese aspecto debemos reconocer que hay que trabajar más", dijo Pizarro, quien agregó que es muy probable que se conozca más sobre la realidad de Venezuela y las "acciones ilícitas" del gobierno de Nicolás Maduro en el exterior del país, que dentro de sus propias fronteras.

Por su parte, la congresista, Deborah Wasserman Schultz, de Florida, dijo que  el congreso se une al apoyo de los millones de venezolanos que han tenido que salir de su país debido a la crisis asegurando que "es imperativo que se aumente la ayuda a Venezuela", dijo la congresista, quien además inisistió en seguir monitoreando el acercamiento del gobierno del presidente Maduro con organizaciones que EE.UU. cataloga como terroristas, como Hezbolá.