Elisa Trotta había sido designada por Guaidó como su representante en Argentina.
Elisa Trotta había sido designada por Guaidó como su representante en Argentina.

El gobierno argentino reconoció  como embajadora y “autoridad máxima de Venezuela en la Argentina“ a Elisa Trotta, representante del jefe del parlamento venezolano Juan Guaidó, considerado como presidente encargado por medio centenar de países.

“El gobierno argentino reconoce a la señora Elisa Trotta como la legítima titular de la Representación de la República Bolivariana de Venezuela en nuestro país”, indicó la cancillería en un comunicado el viernes en el que precisó que cumplirá también funciones consulares.

El canciller Jorge Faurie recibió el viernes las copias de estilo de las cartas credenciales de Trotta, refirió el comunicado.

El presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, arribo a Caracas en un vuelo precedente de Panamá.
Gobierno de Maduro impide ingreso a Venezuela del presidente electo de Guatemala
Gobierno de Maduro impide ingreso a Venezuela del presidente electo de Guatemala

A principios de año, Trotta había sido designada por Guaidó como su representante en Argentina, dentro de una serie de nombramientos de delegados suyos ante gobiernos extranjeros y organismos multilaterales.

En ese momento, el presidente liberal Mauricio Macri la recibió en la sede de la presidencia. Pero el consulado venezolano siguió a cargo de funcionarios nombrados por el gobierno de Nicolás Maduro.

Macri, que busca la reelección en las presidenciales del próximo 27 de octubre, ha sido uno de los principales apoyos de Guaidó en América Latina.

Argentina integra junto con otros 11 países latinoamericanos y Canadá el Grupo de Lima, creado hace dos años para adoptar una postura común frente a la crisis venezolana.

Sin embargo, el candidato Alberto Fernández, del peronismo de centro-izquierda y favorito para las presidenciales, se ha desmarcado de esa postura y sostiene que respalda la posición de México y Uruguay, que no han reconocido a Guaidó.

“América Latina debe ayudar a recomponer la democracia en Venezuela y la plena institucionalidad. Para eso hay que hacer lo que proponen Uruguay y México: tratar de buscar un punto de acercamiento que devuelva la convivencia democrática y la plena institucionalidad”, dijo hace unas semanas Fernández.