Eduardo Stein se dirige a los delegados reunidos para la Cumbre Mundial en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York en septiembre de 2005. Foto: ACNUR / ED BETZ.
Eduardo Stein, representante especial conjunto de la ONU para los refugiados y migrantes venezolanos habla de los retos financieros y sociales que enfrentan los países que han recibido a los venezolanos.

La ONU proyecta la salida de más de seis millones y medio de venezolanos, migrantes y refugiados para finales del 2020.

Esta situación implica un “punto de quiebre” para los gobiernos receptores de América Latina y el Caribe, explicó Eduardo Stein, representante especial conjunto de la ONU para los refugiados y migrantes venezolanos en conversación con Venezuela 360 de la Voz de América desde Bruselas.

Stein participó de la conferencia de la solidaridad para los migrantes y refugiados venezolanos líderada por la Unión Europea en Bruselas.

En la entrevista explicó los retos financieros y sociales que enfrentan los países que han recibido a los venezolanos y resaltó que aunque su mandato prohíbe manifestaciones políticas, su oficina monitorea los avances en ese frente y expresó que “si no se encuentra una solución polítca estable y duradera, el flujo va a seguir”.

Así mismo reconoció que este “éxodo migratorio”, como lo describió, tomó por sorpresa a la comunidad internacional. “Nadie estaba preparado en la región para una crisis de este tamaño, magnitud y complejidad”. Stein agregó que la crisis se desarolló en un período de sólo tres años.

El gobierno en disputa de Nicolás Maduro niega repetidamente que se esté dando una crisis humanitaria que conduzca a la salida masiva de venezolanos.