NASA astronauts Douglas Hurley, left, and Robert Behnken walk out of the Neil A. Armstrong Operations and Checkout Building on…
Los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, el 30 de mayo de 2020.

La Agencia Nacional Aeroespacial (NASA) se está preparando para enviar a la primera mujer y a un hombre a la luna, como parte de su plan para eventualmente llegar a la superficie de Marte. Pero la nueva generación de astronautas que podría llegar al Planeta Rojo tiene un dilema: ¿qué traje llevarían para usar en Marte?

No se trata de un asunto de moda o diseñadores, sino de sobrevivencia. La atmósfera de Marte es mucho más fina que la de la Tierra y por tanto los humanos estarían expuestos a mucho más radiación solar y rayos cósmicos.

El dilema está en manos de Amy Ross, diseñadora de trajes espaciales de la NASA. Ella trabaja en el Centro Espacial de Houston buscando respuestas a los retos de los próximos viajes a la Luna y Marte.

Ross espera ansiosa la realización del próximo viaje a Marte en el que se llevará un vehículo que recorrerá la superficie del Cráter Jezero, en Marte, recogiendo muestras de arena y piedras buscando evidencias de la existencia de micro-organismos. Pero también traerá muestras de material para trajes espaciales que fue enviado anteriormente al Planeta Rojo.

Los cinco trozos de material serán estudiados por un instrumento a bordo del vehículo Perseverance Rover. Los materiales, que incluyen parte del visor de un casco espacial, serán examinados por el Sherloc, un escaneador que monitorea las condiciones para valorar si un ambiente es habitable.

“Los materiales a los que más atención se le está dando son los que van en la parte externa del traje espacial, ya que estos estarán expuestos a la mayor cantidad de radiación”, explicó Ross, según un comunicado de la NASA.

Esa capa externa de los trajes espaciales está hecha de tres distintos tipos de materiales. Nomex, un material resistente al fuego usado en los trajes de bomberos, Gore-Tex, el cual es a prueba de agua, pero se puede respirar a través de él, y Kevlar, material altamente resistente usado en los chalecos antibalas.

Ahora también están probando otro material conocido como Vectran, el cual es usado en las palmas de los guantes espaciales. Es resistente a cortes, lo cual es útil en la estación espacial internacional, ya que los micro-meteoritos que impactan contra la estación crean abolladuras con bordes filosos que podrían cortar guantes normales.

También están analizando el rendimiento de Teflón, el cual ha sido usado en trajes espaciales durante mucho tiempo, así como en los gauntes. Al igual que una olla de cocinar, es resbaladizo lo cual lo hace más difícil de agarrar o cortar.

Finalmente están estudiando una pieza de policarbonato, el cual es usado en visores de cascos ya que ayuda a reducir la luz ultravioleta. Es flexible y difícil de romper y tiene además buenas propiedades ópticas. Es usado para hacer lentes de medida.

Según Ross, la radiación provocará una descomposición química de los materiales, por lo que necesitan saber cuánto tiempo durarían o si necesitan desarrollar otros nuevos materiales más resistentes.

Otro reto que tendrán que afrontar los diseñadores de trajes es el polvo de Marte. Ya los ingenieros de la NASA han logrado producir sellos que impiden que el polvo marciano entre en la maquinaria de las naves que han sido enviados a ese planeta.

Pero los trajes espaciales usan “balineras” o “rodamientos de bolas” en varias partes. Le permiten a los astronautas caminar, arrodillarse y otros movimientos. Esas “balineras” pueden ser dañadas por el polvo de Marte. Los trajes son sellados y tienen aire a presión, lo cual exige que sean totalmente herméticos.

“Estamos buscando formas de proteger los trajes del polvo marciano durante una misión de larga duración”, explicó Ross. “Sabemos que un material de capas es más resistente que uno tejido porque el material puede colarse en medio de los nudos. Las dos muestras de Teflón nos ayudarán a ver su rendimiento”.