Huawei está en el centro de las tensiones con Washington por las ambiciones tecnológicas de China.
Huawei está en el centro de las tensiones con Washington por las ambiciones tecnológicas de China.

El presidente de Huawei advirtió el martes que más pasos de Estados Unidos para incrementar presiones sobre el gigante tecnológico chino pudieran desatar una respuesta por Beijing que dañaría su industria global.

Huawei Technologies Ltd., que produce celulares y equipo de redes, reportó que sus ventas en el 2019 aumentaron en dobles dígitos pese a los límites impuestos en mayo a su acceso a componentes y tecnología estadounidenses. Pero el presidente Eric Xu dijo que el 2020 será su “año más difícil”, porque Huawei enfrenta sanciones y los problemas derivados de la pandemia de coronavirus.

La compañía también podría enfrentar más problemas en la cadena de suministro, ya que países como Malasia y Vietnam imponen nuevas restricciones para combatir el coronavirus.
Fábricas de Apple están funcionando, pero los proveedores desconfían de la demanda de iPhones
A medida que China reabre su economía después de meses de bloqueo, las fábricas de iPhone de Apple Inc están en gran parte en funcionamiento.

Huawei está en el centro de las tensiones con Washington por las ambiciones tecnológicas de China y posible espionaje que desataron la guerra de aranceles del presidente Donald Trump contra Beijing en 2018.

Xu dijo que no podía confirmar reportes noticiosos de que Trump trataba de extender controles para impedir el acceso a productos extranjeros que contienen tecnología estadounidense. Xu dijo que Huawei puede encontrar otras fuentes, pero advirtió que más presiones pudieran desatar represalias chinas contra compañías estadounidenses.

“Pienso que el gobierno chino no se va a quedar de brazos cruzados y ver a Huawei ser destruida”, dijo Xu en una conferencia de prensa en la ciudad de Shenzhen. Dijo que las presiones estadounidenses sobre suministradores extranjeros “serán destructivas para el ecosistema global de tecnología”.

“Si el gobierno chino procede con contramedidas, el impacto en la economía global sería enorme”, dijo Xu. “No sólo va a ser una compañía, Huawei, la destruida”.

Huawei niega acusaciones de Washington de que está controlada por el gobierno comunista chino y que facilita espionaje.