A woman takes her relative showing symptoms of the coronavirus disease (COVID-19) to the emergency area of the San Juan de Dios…
A woman takes her relative showing symptoms of the coronavirus disease (COVID-19) to the emergency area of the San Juan de Dios hospital, in Guatemala City, Guatemala, July 15, 2020. REUTERS/Luis Echeverria

NUEVA YORK - - La Organización de las Naciones Unidas hizo un llamamiento el jueves para combatir los impactos económicos y de salud de COVID-19 en algunos de los países más vulnerables del mundo a 10.300 millones, advirtiendo que la inacción ahora podría costar innumerables vidas y miles de millones de dólares más tarde.

"A menos que actuemos ahora, deberíamos estar preparados para una serie de tragedias humanas más brutales y destructivas que cualquier impacto directo del virus en la salud", dijo a la prensa el jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock.

A fines de marzo, la ONU inicialmente solicitó 2.000 millones de dólares para que unos 40 países hicieran frente a la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. A medida que el virus continuó propagándose, aumentó esa solicitud en mayo a 6.700 millones. Solo se han recibido 1.640 millones de esos fondos.

Actualmente existen más de 4 millones 700 mil refugiados y migrantes de Venezuela, en todo el mundo, según ACNUR.
ONU advierte de gran recesión para América Latina y el Caribe por COVID-19
El impacto de la COVID-19 en los países de Latinoamérica y el Caribe generará la recesión más profunda que se recuerda.

El llamado actualizado del viernes tiene como objetivo ayudar a 250 millones de personas en 63 países, principalmente en África, Medio Oriente y América Latina. De los más de 13,6 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, aproximadamente un tercio se encuentran en los países que la ONU busca ayudar. Entre ellos, América Latina es la región más afectada.

Los 10.300 millones se asignarían entre 10 agencias de la ONU, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lidera la respuesta COVID-19 del organismo mundial, varias ONG y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Un caso de urgencia

Los países más ricos han respondido internamente a la crisis económica precipitada por el virus con más de 11.000 millones de dólares en paquetes de estímulo, alrededor del 10% del PIB mundial.

"Estimamos que el costo de proteger al 10% más pobre de la población mundial de los peores efectos de la pandemia y la recesión global es de 90.000 millones de dólares; eso es menos del 1% de los paquetes de estímulo que los países ricos han implementado para proteger la economía global", dijo Lowcock.

El funcionario animó a actuar ahora pues ahorraría dinero y vidas a largo plazo.

Sin los fondos para contener el virus, la ONU advierte que hasta 640 millones de personas podrían infectarse, y 1,67 millones podrían morir en las poblaciones más vulnerables del mundo.

Otros 1,7 millones de personas podrían morir por enfermedades tratables, como el VIH, la tuberculosis y la malaria, por interrupciones en los servicios de salud y recursos desviados a COVID-19.

En el aspecto económico, el Fondo Monetario Internacional pronostica que el PIB mundial se contraerá un -4,9% en 2020, y proyecta una recuperación prolongada y desigual, que podría verse afectada por una segunda ola de infecciones.

Las ganancias de desarrollo de los últimos cinco años también están en riesgo, y 500 millones de personas más podrían caer en la pobreza a medida que las remesas se agotan, el desempleo crece y muchos empleos corren el riesgo de ser borrados permanentemente.

La reclamación incluye 500 millones de dólares para la prevención del hambre, ya que los confinamientos han interrumpido la agricultura en algunos países y el desempleo se ha disparado.

"Se han destruido empleos, se han arruinado los medios de subsistencia y a las personas que ya están a solo un día de trabajar lejos del hambre ya no les queda dinero para comprar su pan de cada día", dijo David Beasley, jefe del Programa Mundial de Alimentos.

"A menos que actuemos rápido y actuemos efectivamente, millones de personas morirán", sentenció.