ARCHIVO - Varios paquetes de líquidos de sabores para cigarrillos electrónicos en el mostrador de una tienda de la ciudad de Nueva York. 1-5-18.
ARCHIVO- Distintos sabores de líquidos para cigarrillos electrónicos a la venta en una tienda para fumadores de la ciudad de Nueva York. 1-5-18. REUTERS/Mike Segar.

San Francisco se convertirá en la primera ciudad importante en los Estados Unidos en prohibir la venta de cigarrillos electrónicos, ya que los funcionarios buscan controlar el rápido aumento en el uso de dispositivos de nicotina en adolescentes por parte de compañías como Juul Labs Inc.

La Junta de Supervisores de San Francisco aprobó la ordenanza el martes, prohibiendo la venta y distribución de cigarrillos electrónicos hasta que cuenten con la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.

Estados y ciudades de los Estados Unidos ya se han movilizado para prohibir los cigarrillos electrónicos con sabor y elevar la edad legal para comprar productos de tabaco a 21, pero la estrategia de San Francisco es la más extensa hasta el momento.

Ninguna otra ciudad importante ha propuesto una prohibición de línea dura similar, aunque la decisión de San Francisco podría llevar a otros a considerarla.

El consejo municipal de Beverly Hills, California, aprobó este mes una prohibición de la venta de productos de tabaco a partir de 2021, aunque estableció excepciones para algunos hoteles y salones para fumadores.

Juul, que tiene su sede en San Francisco y se ha convertido en el fabricante de cigarrillos electrónicos dominante en los Estados Unidos, está en el centro de la polémica. A medida que sus ventas se dispararon en los últimos dos años, también lo hizo su popularidad entre los adolescentes.

Datos federales del año pasado muestran un aumento del 78% en el uso de cigarrillos electrónicos entre los estudiantes de secundaria de EE. UU.

Legisladores estatales y locales han estado lidiando con la manera de regular a Juul y otros productos similares.

El abogado de la ciudad de San Francisco, Dennis Herrera, quien encabezó la ordenanza a principios de este año, elogió la medida y dijo que era necesaria debido a lo que él llamó "abdicación de responsabilidad" por parte de la FDA en la regulación de los cigarrillos electrónicos.

Juul, en el que el fabricante de Marlboro Altria Group tiene una participación del 35%, ha retirado sabores populares como mango y pepino de las tiendas minoristas y ha cerrado sus canales de redes sociales en Instagram y Facebook.

El portavoz de la FDA Michael Felberbaum se negó a comentar sobre la prohibición de San Francisco, pero dijo que la agencia está "comprometida a continuar enfrentando la epidemia preocupante del uso de cigarrillos electrónicos entre los niños", incluida la limitación del acceso a los cigarrillos electrónicos con sabor y la represión de empresas y minoristas que venden a menores.

La prohibición de los cigarrillos electrónicos entrará en vigencia a principios del próximo año.