Activistas del cambio climático protestan en Wall St., en el Bajo Manhattan, durante las protestas de la Rebelión de la Extinción en la ciudad de Nueva York, el 7 de octubre de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton.
Activistas del cambio climático protestan en Wall St., en el Bajo Manhattan, durante las protestas de la Rebelión de la Extinción en la ciudad de Nueva York, el 7 de octubre de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton.

LONDRES - Miles de manifestantes contra el cambio climático salieron a las calles de varias ciudades el lunes, en el comienzo de dos semanas de desobediencia civil pacífica para exigir medidas inmediatas para reducir las emisiones de carbono y evitar un desastre ecológico.

En Londres, la policía arrestó a 276 activistas del grupo Extinction Rebellion cuando bloquearon puentes y carreteras en el centro de la ciudad y se adhirieron con pegamento a automóviles, mientras que en Berlín detuvieron el tráfico en la rotonda de la Columna de la Victoria.

La policía holandesa intervino para arrestar a más de 100 activistas climáticos que bloqueaban una calle frente al museo nacional en Ámsterdam y hubo protestas similares en Austria, Australia, Francia, España y Nueva Zelanda.

“DISCULPE que bloqueemos el camino, pero esta es una emergencia”, decían pancartas en manos de activistas en Ámsterdam.

Una gran multitud de personas bloqueó las principales y más concurridas avenidas, puentes y plazas de Westminster en Londres, portando letreros con lemas como “el cambio climático le niega el futuro a nuestros hijos a menos que actuemos ahora”.

Activistas atados a un vehículo durante la protesta Rebelión de la Extinción en Londres, el 7 de octubre de 2019. Reuters/Marika Kochiasvillii.

Con tambores y cantos, se tomaron la turística Trafalgar Square y marcharon por The Mall, la ancha avenida de tres pistas que lleva al Palacio de Buckingham.

En Berlín, la policía acordonó las cinco avenidas que convergen en la rotonda de la Columna de la Victoria para impedir que los autos y buses llegaran a la manifestación, lo que habría provocado el caos del tráfico durante la hora punta de la mañana.

En el distrito financiero de Nueva York, los manifestantes mancharon la escultura del toro de Wall Street con sangre falsa y se tendieron a su alrededor para evocar el temor a una catástrofe ambiental mortal.

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió las medidas de protección del medioambiente criticadas por los manifestantes por ser poco ambiciosas, afirmando que el plan que su gobierno aprobará el miércoles incluirá un mecanismo para fiscalizar el cumplimiento de los límites de emisiones para cada sector.

“El tema de la supervisión es decisivo en el plan de protección del clima”, dijo Merkel en la ciudad de Sinsheim. “Quiero decir claramente que este mecanismo de vigilancia estará incluido en el plan de manera clara, de otra forma no permitiría que sea aprobado. Esto ocurrirá el miércoles”.