A sign informs customers at the Edison Hotel restaurant about wearing a protective face mask during the coronavirus pandemic,…
Un rótulo informa sobre el requerimiento de usar mascarillas al estar en áreas públicas en Miami Beach. Los infractores reciben una multa de 50 dólares, en un esfuerzo por controlar el avance del virus.

GINEBRA, SUIZA - La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el COVID-19 continúa su aceleración mundial a gran velocidad, pero dice que medidas de salud pública, si son acatadas, pueden controlar su avance y frenar la pandemia.

El número de casos de coronavirus a nivel mundial básicamente se ha duplicado en las últimas seis semanas. Más de 16 millones de casos del virus han sido reportados a la OMS, incluyendo más de 640.000 muertes.

Latinoamérica es la región más afectada, con Estados Unidos encabezando el número de infecciones confirmadas con más de 4 millones de casos y 143.000 muertes.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que muchas lecciones han sido aprendidas desde que la pandemia llevó a la declaratoria de una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional, el 30 de enero.

La más importante, dijo, es que aquellos países que han aplicado medidas básicas de salud pública están conteniendo el virus. Explicó que la detección, aislamiento, prueba y rastro de contactos, así como el distanciamiento social y el uso de máscaras pueden suprimir la transmisión y salvar vidas.

“Donde sea que estas medidas han sido acatadas, los casos se han reducido. Donde no lo han sido, los casos han aumentado. A los países y comunidades que han seguido las recomendaciones cuidadosa y consistentemente les ha ido bien”, afirmó.

Tedros dijo que países como Camboya, Nueva Zelanda, Ruanda y Tailandia han sido exitosos en impedir brotes de gran escala siguiendo las recomendaciones. Dijo que otros países, incluyendo Canadá, China y Alemania han logrado controlar grandes brotes aplicando estas medidas básicas.

El director ejecutivo de Emergencias Médicas de la OMS, Mike Ryan, dijo que los países que han implementado medidas de control han logrado suprimir el virus, pero que cuando se levantan dichas medidas el virus puede regresar.

“Lo que ha quedado claro es que la presión en el virus puede exitosamente empujar una reducción de las tasas de infección, pero en cuanto se reduce la presión sobre el virus los números pueden volver a subir… En cada país donde la presión se le ha quitado al virus, donde el virus ha estado a nivel comunitario, ha vuelto a haber un salto en las infecciones”, afirmó.

Funcionarios de la OMS están de acuerdo que son preocupantes los casos de países donde continúa la transmisión del COVID-19 y donde ha resurgido después de ser controlado. Sin embargo, dicen que los países pueden revertir la pandemia manteniendo la presión sobre el virus.