Esta imagen provista por la NASA el dos de enero de 2019 muestra varias imágenes de Ultima Thule a miles de millones de kilómetros de Plutón.
Esta imagen provista por la NASA el dos de enero de 2019 muestra varias imágenes de Ultima Thule a miles de millones de kilómetros de Plutón.

LAUREL, MARYLAND - - El miércoles, una nave espacial de la NASA ubicada a 6 mil 500 millones de kilómetros de la Tierra produjo sus primeras imágenes de cerca del objeto celeste más lejano que se haya explorado, y que representa lo que parece ser un muñeco de nieve rojizo.

Se descubrió que Ultima Thule, como se le ha llamado al objeto pequeño y helado, consiste de dos esferas fusionadas, una de ellas tres veces más grande que la otra, que se extiende aproximadamente 33 kilómetros de longitud.

New Horizons, la nave espacial que envió fotos de Plutón hace más de tres años, pasó el antiguo y misterioso objeto a principios del día de Año Nuevo, 1.600 millones de kilómetros más allá de Plutón.

El martes, basándose en imágenes borrosas tomadas el día anterior, los científicos dijeron que Ultima Thule se parecía a un bolo (pin de bowling) de boliche. Pero cuando llegaron mejores fotos, se produjo un nuevo consenso el miércoles.

"Ya no es un bolo. ¡Es un muñeco de nieve!" el científico líder, Alan Stern, anunció desde el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, sede de Control de Misión. La imagen de los bolos está pasada de moda, bromeó Stern, que trabaja en el Southwest Research Institute.

El cuerpo celeste fue apodado Ultima Thule, que significa "más allá del mundo conocido", antes de que los científicos pudieran decir con seguridad si se trataba de uno o dos objetos. Con la llegada de las fotos, ahora están llamando la esfera más grande, Ultima y a la más pequeña, Thule.

Se calcula que Thule mide 14 kilómetros de ancho y Ultima 19.

El científico Jeff Moore, del Centro de Investigación Ames, de la NASA, dijo que las dos esferas se formaron cuando las piezas de hielo se unieron en el espacio hace miles de millones de años. A pesar del punto de conexión delgado, los dos lóbulos están "bien unidos", según Moore.

Los científicos han comprobado que el objeto tarda aproximadamente 15 horas en realizar una rotación completa. Si estuviera girando rápido, digamos, una rotación cada tres o cuatro horas, las dos esferas se desgarrarían.

Stern señaló que el equipo ha recibido menos del 1 por ciento de todos los datos almacenados a bordo de New Horizons. Tomará casi dos años conseguirlo todo.

Ultima Thule tiene un aspecto moteado y es el color del ladrillo mate, probablemente debido a los efectos de los bombardeos de radiación en la superficie helada, con regiones más brillantes y más oscuras.

Hasta el momento, no se han detectado lunas ni anillos. Y los científicos dijeron que no hay cráteres de impacto obvios en las últimas fotos, sino algunas sugerencias de colinas y cordilleras. Mejores imágenes deberían dar respuestas definitivas en los próximos días y semanas.

Las pistas sobre la composición de la superficie de Ultima Thule deberían comenzar a publicarse el jueves. Los científicos creen que el exterior helado es probablemente una mezcla de agua, metano y nitrógeno.

La fotografía del “muñeco de nieve” se tomó el primero de enero, media hora antes de que New Horizons se le acercara a 28.000 kilómetros.