A lab technician looks puts a label on a test tube during research on coronavirus, COVID-19, at Johnson & Johnson subsidiary…
Un técnico de laboratorio pone una etiqueta en un tubo de ensayo durante una investigación sobre el coronavirus, COVID-19, en la subsidiaria de Johnson & Johnson, Janssen Pharmaceutical en Beerse, Bélgica, el miércoles 17 de junio de 2020.

Johnson & Johnson informó el lunes que han sido pausados los ensayos clínicos de una potencial vacuna contra la COVID-19,  debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio.

La multinacional estadounidense señaló que interrumpirán los ensayos, mientras investigan si la enfermedad está relacionada con la vacuna.

"Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna candidata COVID-19, incluido el ensayo de fase 3 ENSEMBLE, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio", indicó J&J, en un comunicado.

Además, explicó que las enfermedades, accidentes y otros eventos adversos “son una parte previsible de cualquier estudio clínico, especialmente en los estudios grandes”. No obstante, señalaron que estudiarán la causa de la enfermedad, de la cual no dieron detalles, por respeto a la privacidad del participante.

 The European Union seals a deal with American drugmaker Johnson & Johnson, Oct. 8, 2020, to supply up to 400 million doses of its potential COVID-19 vaccine.
Europeos firman nuevo contrato para vacuna con la estadounidense Johnson & Johnson
La UE hizo otra compra anticipada de vacunas para el COVID-19. Con esto ya tienen 1.100 millones de vacunas apalabradas. La reserva europea podría llegar a unos 2.000 millones de dosis. Por ahora siguen esperando a que se tenga una vacuna segura y eficaz.

Entre varias vacunas que han llegado a pruebas finales a gran escala en Estados Unidos, es  la segunda pausa que se produce de este tipo.

Cuando ocurre alguna reacción grave o inesperada a los medicamentos, las compañías están obligadas a investigar. En ocasiones, las enfermedades no están relacionadas a los ensayos y resultan ser una coincidencia.

Las etapas finales del estudio clínico de una vacuna hecha por AstraZeneca y la Universidad de Oxford siguen en pausa en EE.UU., mientras las autoridades evalúan la presencia de una enfermedad que surgió durante su ensayo y si representa o no un riesgo.

Según AP, Johnson & Johnson tenía el objetivo de reclutar 60.000 voluntarios para probar si su método de una sola dosis es seguro y protege contra el coronavirus.