FILE PHOTO: A scientist prepares samples during the research and development of a vaccine against the coronavirus disease …
Un científico prepara muestras para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, foto del 11 de junio de 2020. [Archivo]

LOS ANGELES, EE.UU. - Investigadores de la Universidad de California (UCLA), que estudiaron a un grupo de hombres y mujeres que se recuperaron de casos leves de COVID-19, encontraron que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, disminuyen precipitadamente durante los primeros tres meses después de una infección.

Según el estudio, los anticuerpos continúan disminuyendo casi a la mitad cada 36 días, y de mantenerse a esa velocidad,  desaparecerían en aproximadamente un año, dejando a las personas vulnerables.

A general view of Valley Creek Waste Water Treatment Facility located in Jefferson County, Alabama August 9, 2011.  Alabama's…
Científicos buscan detectar al COVID-19 en las aguas del alcantarillado 
Para los funcionarios de salud pública que intentan controlar la propagación del coronavirus, es clave saber cuántas personas en una ciudad o vecindario están infectados. Pero los desafíos a las pruebas de población generalizadas están llevando a muchas ciudades a buscar datos bajo las tapas del alcantarillado. Así es, las aguas servidas pueden ser esenciales para detectar el próximo brote. 

"Quiere decir que usted puede reinfectarse por el virus después de dos años", aseguró Javier Ibarrondo, uno de los médicos investigadores de este estudio de la UCLA a la Voz de América.

"Si usted es infectada, usted pasa la enfermedad, sus mecanismos inmunológicos, sus mecanismos de defensa, han creado una memoria inmunológica que le protegerán a usted en el caso de que se reinfecte por una segunda vez, pero los síntomas seran mucho más benignos", dijo el experto.

Los hallazgos preliminares del estudio ponen en cuestionamiento la teoría de una posible inmunidad colectiva y la confiabilidad de pruebas de anticuerpos para estimar infecciones pasadas, pero esto, según Ibarrondo, no debería afectar el desarrollo de una vacuna contra el virus.

"No sabemos todavía cómo operan las vacunas, no sabemos muy bien cómo operan estos mecanismos. Es posible que la pérdida de anticuerpos cuando sea infectado por el virus sea debido a una característica del virus que obviamente estará ausente en la vacuna", responde el médico a la VOA, y agrega que perder los anticuerpos no es motivo de alarma.

"De hecho, es un fenómeno natural al que estamos acostumbrados con otros virus", dijo el experto a la vez que invitó a las personas a que sigan usando los tapabocas en lugares públicos para reducir las posibilidades de contagio.