People pray during a Roman Catholic service held outside of a food bank at St. Bartholomew Church, during the outbreak of the…
La gente reza durante una misa católica celebrada fuera de un banco de alimentos en la Iglesia de San Bartolomé, durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19 en Nueva York, EE.UU. )

WASHINGTON DC - Existen dos tipos de datos sobre le epidemia del coronavirus: los que lidian con lo cierto y lo incierto. Los modelos, tratan de predecir lo incierto: cuántos contagios más habrá, cómo se van a comportar las personas y qué tantas muertes por la COVID-19 verá un país. 

Proyecciones de muertes por el coronavirus en EE.UU. según modelo de la Universidad de Washington. Gráfico: William Montealegre

El modelo del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud (IHME) de la Universidad de Washington es de los más pesimistas: predice más de 142.000 muertes en EE.UU. por coronavirus para el primero de agosto. 

Según el doctor Rafael Lozano, una de las cabezas en el Instituto de Métricas y Evaluación de Salud (IHME), donde se crea el pronóstico, esto se debe en parte, a que el modelo del IHME contempla el relajamiento de las políticas de distanciamiento físico. 

“Cuando se agrega este componente de relajamiento, el número de muertes es mayor debido a que puede haber un rebrote en términos de las tasa de contagio”, explicó Lozano a la Voz de América. 

Treinta y cuatro estados del país ya comenzaron a levantar las medidas de distanciamiento social a nivel estatal y otros diez a nivel regional, mientras que los casos de coronavirus siguen aumentando, con más de un millón y medio de contagiados en todo Estados Unidos. 

“En la medida en que se relajan de manera anticipada [las restricciones] pues efectivamente va a haber más defunciones; de eso no hay duda”, sentenció Lozano. 

El modelo del IHME, usado constantemente por la Casa Blanca, ha sido criticado por cambiar su pronóstico: a finales de abril, por ejemplo, el número de muertes proyectadas era de poco más de 70.000. 

Sin embargo, Lozano defiende las predicciones, argumentado que el “modelo se actualiza cada tres días; la epidemia es muy dinámica y las acciones que se toman también”. 

Para obtener las proyecciones, tanto de cifras de muertes como de contagios, de pruebas y de capacidad de los hospitales, Lozano explica que lo primero es “saber cuándo se inicio la epidemia en cada uno de los lugares”. 

En segundo lugar, cómo reaccionaron los gobiernos locales —el IHME recopila predicciones de los 50 estados — y cuáles fueron las políticas públicas de mitigación, como el cierre de escuelas, las órdenes de permanecer en casa y el cierre de comercios. 

A partir de ahí, el IHME examina cómo responde la población a las órdenes de las autoridades. 

“Tomamos medidas generadas por los sistemas que siguen a los celulares como Google (…) y de esa manera nos enteramos de la movilidad de la población”, señaló Lozano. 

Con información “anónima” que Google recopila de sus usuarios, la compañía tecnológica estadounidense publica desde principios de abril informes de “movilidad local” en lugares como comercios, farmacias, supermercados y parques en 131 países del mundo. 

Según los datos que el IHME ha estado recopilando y las proyecciones, Lozano considera que en lugares donde la epidemia de coronavirus subió rápidamente, como Brasil o Nueva York, “también tiene una disminución más o menos rápida”.  Por su parte, en los sitios donde la contención fue “eficiente y temprana”, como el estado de Washington, “la epidemia es mucho más plana [y] va durar más tiempo”. 

Las predicciones cumulativas de Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), que integran los datos de 12 otros modelos, incluido el del IHME, sugieren que el número de muertes por coronavirus en EE.UU. va a superar las 100,000 para el primero de junio.