FILE - This July 18, 2020, file photo, shows the AstraZeneca offices in Cambridge, England. AstraZeneca announced Monday, Aug…
Esta foto de archivo del 18 de julio de 2020 muestra las oficinas de AstraZeneca en Cambridge, Inglaterra. AstraZeneca anunció el lunes 31 de agosto que su vacuna candidata entró en la etapa de prueba final en los EE. UU. La compañía dijo que el estudio

AstraZeneca ha detenido un ensayo de última etapa de uno de los principales candidatos a la vacuna COVID-19 después de una sospecha de reacción adversa grave en un participante del estudio, informó el martes el sitio web de noticias de salud Stat News.

El portal citó a un portavoz de AstraZeneca diciendo en un comunicado que "el proceso de revisión estándar provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad".

El estudio está probando una vacuna COVID-19 que están desarrollando investigadores de AstraZeneca y la Universidad de Oxford en varios sitios, incluido el Reino Unido, donde se informó el evento adverso.

La naturaleza del caso y cuándo sucedió no fueron detallados, aunque se espera que el participante se recupere, según Stat News.

La suspensión del ensayo ha afectado a otros ensayos de vacunas de AstraZeneca, así como a los ensayos clínicos que están realizando otros fabricantes de vacunas, que buscan signos de reacciones similares, dijo Stat.

La declaración del portavoz de AstraZeneca dijo que "en los ensayos grandes, las enfermedades sucederán por casualidad, pero deben ser revisadas de forma independiente para verificar esto con cuidado". Stat informó que las reacciones adversas graves varían y pueden incluir problemas que requieren hospitalización, enfermedades potencialmente mortales y muerte.

AstraZeneca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Nueve importantes desarrolladores de vacunas de EE.UU. y Europa se comprometieron el martes a mantener los estándares científicos de seguridad y eficacia para sus vacunas experimentales a pesar de la urgencia de contener la pandemia de coronavirus.

Las empresas, incluidas AstraZeneca, Pfizer Inc y GlaxoSmithKline, emitieron lo que llamaron un "compromiso histórico" después de un aumento en la preocupación de que los estándares de seguridad podrían fallar ante la presión política para lanzar una vacuna.

Las empresas dijeron que "defenderán la integridad del proceso científico mientras trabajan hacia posibles presentaciones regulatorias globales y aprobaciones de las primeras vacunas COVID-19".

Los otros signatarios fueron Johnson & Johnson, Merck & Co, Moderna Inc, Novavax Inc, Sanofi y BioNTech.