Impactos de bala se aprecian en una ventana de la Embajada de Estados Unidos en Turquía. Agosto 20 de 2018. La policía turca informó que hay una persona detenida. Foto: Reuters.
Impactos de bala se aprecian en una ventana de la Embajada de Estados Unidos en Turquía. Agosto 20 de 2018. La policía turca informó que hay una persona detenida. Foto: Reuters.

ANKARA - La policía turca detuvo a un sospechoso en relación con un ataque con arma de fuego a la Embajada de Estados Unidos en Turquía, informa la agencia de noticias estatal Anadolu, sin dar más detalles.

El ataque a la embajada estadounidense en Ankara ocurrió la madrugada del lunes, pero funcionarios estadounidenses dijeron que nadie resultó herido.

Cuatro o cinco rondas de disparos fueron hechas desde un automóvil blanco en movimiento a una caseta de seguridad frente a la puerta 6 de la embajada, se informó.

En declaraciones a la AFP, el portavoz David Gainer confirmó que la embajada estaba investigando un "incidente de seguridad".

"No tenemos informes de lesiones y estamos investigando los detalles", dijo, agradeciendo a la policía turca por su "respuesta rápida".

La misión diplomática está cerrada esta semana por la celebración de la fiesta musulmana de Eid al-Adha.

Se podía ver claramente una viñeta en la ventana de la cabina de seguridad, dijo un periodista de la AFP en el lugar.

El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, lo condenó como un "ataque provocativo" en una publicación en Twitter.

"Nos aseguraremos de que este incidente sea investigado rápidamente y los perpetradores sean llevados ante la justicia", dijo.

La cancillería turca dijo que se tomaron medidas para "garantizar la seguridad de la embajada de Estados Unidos en Ankara, otras misiones estadounidenses y su personal" en todo el país.

El ataque tuvo lugar en el contexto de una amarga disputa diplomática entre Ankara y Washington, con el portavoz presidencial Ibrahim Kalin también criticando el ataque como un intento de "crear caos"

"Turquía es un país seguro y todas las misiones extranjeras están protegidas por la ley", escribió en Twitter.

La embajada altamente fortificada también fue atacada por un atentado suicida hace cinco años que dejó un guardia de seguridad turco muerto e hirió a varias personas. Ese ataque fue reivindicado por el Frente de Liberación Popular Revolucionaria (DHKP-C), un grupo radical marxista.

Tensiones

El ataque a la embajada también ocurre en momentos en que Ankara y Washington están enfrascados en una disputa diplomática cada vez más áspera por la detención en Turquía de un pastor estadounidense por cargos relacionados con terrorismo.

El pastor evangélico Andrew Craig Brunson, actualmente bajo arresto domiciliario después de más de 18 meses en prisión, enfrenta hasta 35 años de cárcel si es declarado culpable de espionaje y cargos relacionados con terrorismo. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, duplicó los aranceles al aluminio y el acero de Turquía, lo que llevó a Ankara a imponer medidas similares en varios productos estadounidenses. El aumento de aranceles provocó la caída de la lira turca la semana pasada.

Trump, ha pedido la liberación inmediata del pastor  y ha amenazado con más sanciones.

El viernes, Turquía amenazó con responder en forma similar si Washington imponía nuevas sanciones, al mismo tiempo que un tribunal turco rechazaba otra apelación para dejar en libertad al pastor Brunson.

La detención continua de un científico de la NASA de origen turco-estadounidense y de tres miembros del personal consular local se suman a las tensiones.

También la semana pasada, el presidente Trump firmó un proyecto de ley de gastos de defensa que incluye retrasar la entrega a Turquía de aviones de combate F-35 a la espera de un informe del Pentágono. Senadores estadounidenses han estado trabajando para bloquear su entrega en respuesta al arresto de Brunson y la promesa de Turquía de comprar sistemas rusos de misiles S-400.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llamó a boicotear los productos electrónicos hechos en Estados Unidos, y algunos ciudadanos prestaron atención a su llamada y se filmaron rompiendo sus iPhones. Turquía también ha aumentado los aranceles de importación en algunos productos.