El Papa Francisco considerará ahora las propuestas compiladas en tres semanas de reunión con los obispos.
El Papa Francisco considerará ahora las propuestas compiladas en tres semanas de reunión con los obispos.

Una asamblea de obispos católicos propuso el sábado en Ciudad del Vaticano que se permita que hombres casados ​​de la Amazonía puedan ser ordenados sacerdotes, lo que podría generar un cambio histórico respecto al celibato en la Iglesia.

La propuesta, presentada en un documento final tras una reunión de tres semanas conocida como sínodo, fue aprobada por 128 votos a favor y 41 en contra. El Papa Francisco ahora considerará la iniciativa, junto con muchos otros sobre temas, entre los que también está el medio ambiente, reporta la agencia de noticias Reuters. 

Uno de los puntos más polémicos del extenso documento final del sínodo es la propuesta para que hombres casados ​​que ya son diáconos y que son líderes de sus comunidades puedan ser ordenados sacerdotes, aunque destaca que el proceso tendría que ser precedido por una "formación adecuada".

Los habitantes de al menos el 85% de las aldeas amazónicas no pueden asistir a misa semanalmente y algunos no pueden hacerlo durante años.

En el sínodo iniciado este lunes se discutirá la posible ordenación de hombres casados en la Amazonía.
Papa pide debate “valiente” sobre falta de curas en Amazonía
Papa pide debate “valiente” sobre falta de curas en Amazonía

Los sectores más conservadores se oponen al cambio, ya que temen que provoque que gran parte de los sacerdotes católicos terminen casándose. El documento dice que algunos obispos que participaron del sínodo creen que el tema debería discutirse de manera universal.

Obispos piden mujeres diáconos

Los obispos pidieron también poder contar con mujeres diáconos, otro tema tabú entre los católicos conservadores. Se trata de un reconocimiento oficial al papel clave que desempeñan ya las mujeres tanto religiosas como laicas para difundir la fe católica en la Amazonía.

Los obispos de la región amazónica recalcan que "la sabiduría de los pueblos ancestrales afirma que la madre Tierra tiene rostro femenino", por lo que "se pide que la voz de las mujeres sea oída, que ellas sean consultadas y participen en las tomas de decisiones y, de este modo, puedan contribuir con su sensibilidad para la sinodalidad eclesial". 

Las 35 mujeres invitadas al sínodo, pidieron poder votar el documento final, lo que no fue posible, informa la agencia de noticias AFP.  

El Papa ha propuesto abrir las puertas a las mujeres en la Iglesia, ha designado a algunas en puntos relevantes y les ha dado la palabra en el sínodo, pero sin conceder el voto.

Muchas de las participantes viven en la selva, recorren trochas, bautizan, celebran bodas, escuchan confesiones y conviven con la violencia, el narcotráfico, la prostitución y la explotación de la tierra, tal como han narrado algunas de ellas en Roma y el Vaticano.

La introducción del "pecado ecológico"

Los obispos consideran que ha llegado el momento de defender el "corazón biológico" de la Tierra, esa inmensa región amenazada por incendios, devastación y miseria, reporta AFP. 

Además de un "rito amazónico" para las comunidades del Amazonas, con más de 400 pueblos indígenas, han propuesto la introducción del "pecado ecológico", así como impulsar la creación de un "fondo mundial" para "reparar la deuda ecológica" con la selva.

"Proponemos definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el ambiente. Es un pecado contra las futuras generaciones y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del ambiente", reza el punto 82 del documento.