Un auto de la policía francesa custodia el Hotel Carlton Intercontinental en Cannes, Francia, después del millonario robo.
Un auto de la policía francesa custodia el Hotel Carlton Intercontinental en Cannes, Francia, después del millonario robo.

Un solo hombre armado con una pistola automática consiguió llevarse durante el fin de semana joyas por un total de $136 millones de dólares.

Misterio, un trabajo entregado o vergüenza. Quizás un poco de todo esto es lo que experimenta la policía francesa mientras trata de resolver el mayor robo de joyas en la historia del país.
 

El hotel de Hitchcock y la película del ladrón
El hotel de Hitchcock y la película del ladrón

​​La historia resulta sorprendente. Un asaltante solitario, armado con una pistola automática, consiguió llevarse durante el fin de semana joyas por un total de $136 millones de dólares de una exhibición que se realizaba en un hotel de Cannes, en la Riviera francesa.
 
La millonaria cifra surge del informe de la oficina del fiscal de la cercana ciudad de Grasse, sobre la base de un inventario de las piezas robadas a plena luz del día de una exposición de joyas preciosas en el lujoso Hotel Carlton.
 
El monto total de lo robado duplica las estimaciones iniciales y no deja de sorprender que un ladrón solitario haya sido el responsable de tamaño asalto.
 
Sorpresivamente el ladrón irrumpió en el Hotel Carlton, en el famoso paseo marítimo de La Croisette, armado sólo con una pistola automática, una gorra y una bufanda ocultando su rostro, y se fue con más de $130 millones de dólares.
 
U modus operandi no pudo ser más sencillo: llegó, apuntó a los guardias de seguridad y a los vendedores, tomo un maletín con 72 piezas entre joyas, anillos, colgantes y pendientes de diamantes incrustados, de una colección perteneciente al especialista en diamantes Leviev, y se fue.
 
En el maletín, 34 de los objetos robados ya contaban por un total de $135 millones de dólares.
 
"El asaltante entró por una puerta de cristal en la Croisette, que normalmente debería estar trancada", dijo un portavoz de la oficina del fiscal y luego se fue por otra puerta.