Malala Yousafzai durante su discurso en la sede de Naciones Unidas en Nueva York este viernes 12 de julio donde defendió la educación gratuita y obligatoria  para todos los niños del mundo.
Malala Yousafzai durante su discurso en la sede de Naciones Unidas en Nueva York este viernes 12 de julio donde defendió la educación gratuita y obligatoria para todos los niños del mundo.

"Un niño, un maestro, un lápiz y un libro pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución" dijo Malala ante más de 1.000 estudiantes de todo el mundo en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

En su primer discurso desde que el movimiento Talibán de Pakistán intentara asesinarla por promover la educación de las niñas, la adolescente pakistaní Malala Yousafzai celebró su cumpleaños 16 en la sede de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, apelando por una educación gratuita y obligatoria para todos los niños del mundo.
 

"Los niños siguen luchando para ir a la escuela"
"Los niños siguen luchando para ir a la escuela"

​​Vistiendo un velo rosado sobre su cabello, Malala dijo ante el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon y unos 1.000 estudiantes de todo el mundo que asistieron a la Asamblea de Jóvenes de ONU, que la educación es la única manera de tener una vida mejor.
 
“Dejen que tomemos nuestros libros y lápices. Ellos son las armas más ponderosas. Un niño, un maestro, un lápiz y un libro pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución” afirmó.

Lea además: Estoy viva gracias a ustedes

Malala Yousafzai fue baleada a quemarropa en la cabeza por un atacante del Talibán en octubre de 2012 cuando salía de la escuela en el valle del Swat en Pakistán, ubicado al noroeste de la capital Islamabad, debido a su campaña en contra del movimiento radical islámico que rechaza que las mujeres reciban educación.

Una petición por la educación
 
Durante su discurso ante la Asamblea de Jóvenes de ONU Malala presentó al secretario general, Ban ki-Moon, una petición que lleva la firma de casi 4 millones de personas, para apoyar a 57 millones de niños que no pueden asistir a la escuela. La solicitud reclama el apoyo de los líderes para proveer con más fondos para a los maestros, las escuelas, lla compra de libros, y para poner fin al trabajo infantil, el casamiento infantil y el tráfico de menores.
 
El enviado especial de ONU para la Educación Mundial, el ex primer ministro británico Gordon Brown, dijo que este viernes no fue sólo una celebración por el cumpleaños de Malala y por su recuperación, sino además para apoyar su visión del mundo.
 
“Ella sueña con que nada, ni la indiferencia de los políticos, ni la inacción de los gobiernos, ni la intimidación, ni las amenazas, ni las balas de los asesinos, pueden nunca negar el derecho a la educación de cada niño… que cada niño pueda asistir a la escuela”, dijo Brown.