Muchas personas se congregaron a orar el viernes en el lugar donde se volcó el ferry sobrecargado de pasajeros y que dejó un saldo de al menos 96 muertos, entre mujeres y niños.
Muchas personas se congregaron a orar el viernes en el lugar donde se volcó el ferry sobrecargado de pasajeros y que dejó un saldo de al menos 96 muertos, entre mujeres y niños.

El gobierno de EE.UU. expresó el viernes sus condolencias a las familias de las víctimas del ferry que se volcó el jueves en el río Tigris en Mosul. 

A través de un comunicado, el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, indicó que también esperan la "pronta recuperación de las víctimas" y reafirmó la amistad de Estados Unidos con el pueblo de Irak. 

"EE.UU. está muy triste por los informes de docenas de muertes, incluidas muchas mujeres y niños" como resultado de la tragedia que enluta a una nación y que considera una "tragedia nacional". 

En el naufragio, ocurrido durante la celebración del Año Nuevo kurdo, se han reportado al menos 96 fallecidos, pero se desconocen los detalles. 

En un video divulgado por las redes sociales se aprecia cómo la embarcación se da una vuelta de campana con una multitud a bordo.

Según el ministerio del Interior, el motivo del accidente fue la sobrecarga del ferry. 

La embarcación, que tenía capacidad para 50 personas, volcó completamente cerca de una isla turística llamada los Bosques de Mosul, precisó la dirección de Defensa Civil de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul.

El presidente iraquí, Barham Salih, aseguró el jueves en su cuenta de Twitter que "la tragedia no va a pasar sin un castigo duro a los responsables".

Las autoridades informaron que detuvieron a los responsables de la zona turística y que se había ordenado el arresto del propietario del ferry.

 señaló que la corte también ordenaba el despido de nueve trabajadores del transbordador.

Por otro lado, el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, expresó su dolor por los más de 90 muertos "inocentes" en el naufragio de la barca.

En un comunicado, ordenó abrir una "investigación inmediata" y pidió "recibir un informe en 24 horas para conocer la verdad y descubrir a los culpables, para que la justicia siga su curso".

Mosul fue la considerada capital de facto del grupo yihadista en Irak hasta julio de 2017, cuando fue liberada por las fuerzas iraquíes tras casi nueve meses de una intensa ofensiva.

Desde entonces, una de las prioridades de la urbe, la segunda más importante de Irak, es la reconstrucción de sus servicios para que los ciudadanos regresen, aunque el nivel de destrucción, sobre todo en la parte oeste, es masivo y muchos de sus ciudadanos se sienten abandonados por el Gobierno.