El dirigente norcoreano Kim Jong Un inspecciona un test de "lanzamiento de misiles múltiples de gran dimensión", en una fotografía sin fecha publicada por la agencia KCNA, en noviembre.
El dirigente norcoreano Kim Jong Un inspecciona un test de "lanzamiento de misiles múltiples de gran dimensión", en una fotografía sin fecha publicada por la agencia KCNA, en noviembre.

Corea del Norte llevó a cabo otro “test crucial” en su base de lanzamiento de satélites Sohae, anunciaron este sábado medios oficiales, en un contexto de bloqueo de las negociaciones entre Pyongyang y Washington.

Un alto funcionario militar de Corea del Norte dijo que las pruebas recientes de la tecnología de defensa tienen como objetivo someter las amenazas nucleares de Estados Unidos, informaron el sábado los medios estatales.

El jefe del Estado Mayor, Pak Jong Chon, advirtió que las "fuerzas hostiles", incluido Estados Unidos, deben abstenerse de provocar a Corea del Norte si quieren ver un Año Nuevo pacífico, dijo la agencia estatal de noticias KCNA.

La declaración se produjo horas después de que Corea del Norte dijo que había realizado una segunda prueba en una instalación de motores satelitales y de cohetes.

El presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un durante su encuentro en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur el 30 de junio de 2019.
Corea del Norte vuelve a llamar "anciano" al presidente Trump
Corea del Norte vuelve a llamar "anciano" al presidente Trump

El líder norcoreano, Kim Jong Un, estableció un plazo de fin de año para las conversaciones con Estados Unidos, advirtiendo que puede tomar un "nuevo camino" no especificado si no se hacen concesiones.

Este anuncio se produce la víspera de una visita de tres días a Seúl del enviado estadounidense para Corea del Norte, Stephen Biegun.

Además, el jueves Estados Unidos llevó a cabo una prueba de un misil de medio alcance en el Océano Pacífico.

Según un portavoz de la Academia Nacional de Ciencias de Defensa, citado por la agencia oficial de noticias KCNA, “otro test crucial se llevó a cabo con éxito en la base de lanzamiento de satélites de Sohae entre las 22:41 y las 22:48 del 13 de diciembre”.

Este “éxito de investigación”, del que no se dieron más detalles, servirá para “reforzar el fiable sistema de disuasión nuclear” de Corea del Norte, añadió el portavoz.

Frente a la falta de avance en las negociaciones con Estados Unidos a pesar de las cumbres con el presidente Donald Trump, Corea del Norte amenaza con un “regalo de Navidad” si Washington no hace concesiones en sus sanciones al país.

Situada en la costa noroeste de Corea del Norte, la base de Sohae, también conocida con el nombre de Tongchang-ri, ha sido el foco de las negociaciones entre Pyongyang, Seúl y Washington desde hace más de un año.

El dirigente norcoreano, Kim Jong Un, había prometido cerrarla en septiembre de 2018 durante una cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Pero los norcoreanos lo han utilizado para realizar varios lanzamientos de cohetes, que la comunidad internacional denuncia como entrenamientos de disparos de misiles de largo alcance. Los motores de cohetes son conocidos por que se pueden readaptar a los misiles.

Ultimátum

Pyongyang anunció el domingo pasado que había procedido a una “prueba muy importante”, que debía cambiar el “estatus estratégico” del país. Este test, del que no se dio ningún detalle, también se hizo desde la base de Sohae.

“Es muy posible que el Norte lance algo el día de Navidad y podría referirse a ello como un sistema de cohete, cuando en realidad sería un misil balístico intercontinental”, declaró a la AFP el investigador Ahnn Chan-il, un tránsfuga norcoreano. “Los tests en Sohae podrían entenderse como una forma de preparación”.

Las negociaciones entre Washington y Pyongyang están en punto muerto desde el fracaso de la cumbre de Hanói en febrero. Ante la llegada de la fecha límite que fijó para fin de año, Corea del Norte se muestra categórico.

Esta semana calificó de “descabellada” la convocatoria de Washington para estudiar en una reunión del Consejo de Seguridad el riesgo de disparos de misiles de corto y medio alcance norcoreanos en los últimos meses.

Esta convocatoria “nos ha ayudado de manera decisiva a concluir una decisión clara sobre la dirección a seguir”, según el portavoz del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores.

En los últimos días el poder norcoreano atacó directamente a Trump. Kimg Yong Chol, un alto responsable, al frente de las negociaciones hasta principios de año, se burló el lunes del “farol” de Trump, tratándolo de “anciano impaciente”. En 2017, Kim Jong Un había calificado a Trump de “senil”.

Tras la reunión del Consejo de Seguridad el miércoles, Estados Unidos advirtió a Pyongyang sobre cualquier prueba nuclear o de misil balístico intercontinental en Año Nuevo. Y al mismo tiempo prometió flexibilidad si se reanudan las negociaciones.