ONU reitera ilegalidad de asentamientos, mientras EE.UU., ofrece total apoyo a Israel.
ONU reitera ilegalidad de asentamientos, mientras EE.UU., ofrece total apoyo a Israel.

ONU, NEW YORK -

Naciones Unidas rechaza el cambio en la política frente a los asentamientos israelíes en Cisjordania, asegurando que son un obstáculo para establecer un camino a la paz en esa región.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reaccionó esta semana, luego que Estados Unidos anunciará que, en contra del consenso internacional, deja de considerar ilegales los asentamientos de Israel en la ribera occidental, conocida como Cisjordania, una política que había seguido por las últimas cuatro décadas. 

“Nos gustaría reafirmar nuestra posición constante e inequívoca, de con el derecho internacional y las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad, de que las actividades de asentamiento israelíes son ilegales, erosionan la viabilidad de la solución de dos estados y socavan la perspectiva de una paz justa y duradera, como se reafirmó en la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU", sostuvo Jürgen Schulz, Sub-embajador de Alemania ante la ONU.

El funcionario alemán insistió en que "Israel debe poner fin a todas las actividades de asentamiento de acuerdo con sus obligaciones como potencia ocupante. También reiteramos nuestra preocupación por los llamados a una posible anexión de áreas en Cisjordania”.

Esta posición, hecha pública por los diez miembros electos del Consejo, fue refutada por Cherit Norman, vice embajadora de Estados Unidos ante la ONU, durante su participación ante los miembros de este grupo. 

“Estados Unidos sigue comprometido con la causa de la paz, y el anuncio del lunes no altera este hecho. Seguimos creyendo que la discusión entre las partes es el camino para encontrar una solución que funcione para ambas partes y promueva y proteja el bienestar de palestinos e israelíes por igual", destacó Norman. 

No obstante, la vice embajadora estadounidense también aseguró que EE.UU. está comprometido con Israel "y su trato justo en las Naciones Unidas”.

Por su parte, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha hecho pública su posición, asegurando que los asentamientos "son ilegales, según el derecho internacional y, un obstáculo para la paz".