An Ecuadorian navy officer looks at a radar after a fishing fleet of mostly Chinese-flagged ships was detected in an international corridor that borders the Galapagos Islands' exclusive economic zone, in the Pacific Ocean
Un oficial de la Armada de Ecuador mira en el radar una flota pesquera mayormente china detectada en un corredor internacional cerca de la zona económica exclusiva de las Islas Galápagos, en el Océano Pacífico.

China dice que ha prohibido a su enorme flota pesquera capturar calamares en partes de los océanos Atlántico y Pacífico durante tres meses para ayudar a las poblaciones a recuperarse, luego de que grupos ambientalistas advirtieran que las actividades de pesca ilegal del país están devastando áreas ecológicamente sensibles como las Islas Galápagos.

Según el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China, la moratoria prohíbe todas las flotas pesqueras chinas en partes de alta mar en el Atlántico suroeste y el Pacífico oriental durante tres meses, a partir del 1 de julio. 

El medio estatal chino Global Times dijo que la medida promueve el uso sostenible a largo plazo de los recursos pesqueros en aguas abiertas y "destaca la imagen de China como potencia pesquera responsable y es un hito para la participación de China en la gestión marítima internacional". 

Expertos que hablaron con la VOA dicen que Beijing no solo utiliza la pesca ilegal china para reclamar derechos marítimos, sino que la sobrepesca masiva de la flota ayuda a impulsar la inseguridad alimentaria y los problemas ecológicos.

La mayor flota de aguas distantes

Los barcos de pesca de aguas distantes de China han causado controversia durante mucho tiempo en aguas de Asia. A medida que la flota ha crecido, también lo han hecho las quejas. Recientemente, unos 340 grandes arrastreros chinos se aventuraron en aguas cercanas a Ecuador, lo que provocó protestas por posibles amenazas a las Islas Galápagos, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO y hogar de muchas especies únicas.

También hay conflictos en curso que involucran a barcos pesqueros chinos en aguas de África y la península de Corea.

Miren Gutiérrez, investigadora asociada del Overseas Development Institute (ODI), con sede en Londres, dijo a la VOA que China ahora tiene la flota de aguas distantes más grande del mundo, y está en movimiento.

"Habiendo agotado las poblaciones de peces en aguas nacionales y alentadas por los subsidios, las flotas pesqueras de aguas distantes de China han estado viajando cada vez más lejos, y sus empresas han estado construyendo más y más embarcaciones para satisfacer la creciente demanda de productos del mar", dijo.