Autoridades migratorias de Estados Unidos regresan cada día más centroamericanos a México para esperar las fechas en la corte de inmigración.
Autoridades migratorias de Estados Unidos regresan cada día más centroamericanos a México para esperar las fechas en la corte de inmigración.

La lista en espera de migrantes que intentan solicitar asilo o una audiencia judicial en Estados Unidos crece diariamente en la frontera. Los procesos que hacen parte del protocolo de protección a migrantes se han convertido en una vía para rechazar indiscriminadamente a las personas que llegan al sur de Texas.

Autoridades migratorias de EE.UU. regresan cada día más centroamericanos a México para esperar las fechas en la corte de inmigración dejando a los solicitantes de asilo en un período de incertidumbre. 

Dicha situación se presenta mientras ambos países trabajan de forma silenciosa para mantener a las personas migrantes fuera del territorio estadounidense, aunque eso ponga en peligro su seguridad.

En septiembre se cumplen 90 días de la firma del acuerdo, en el que México se comprometió con Estados Unidos a tomar "medidas sin precedentes" para frenar la migración.
México anuncia reunión con EE.UU. para "evaluar" tema migratorio
México anuncia reunión con EE.UU. para "evaluar" tema migratorio

Los resultados de esta política funcionan para ambos gobiernos,  obsesionados pon reducir los flujos migratorios y cumplir con las exigencias del presidente Donald Trump, cuya amenaza de imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas se mantiene sobre el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. 

Pese a que el programa conocido como “Permanecer en México” solo está dirigido a quienes solicitan asilo, algunos de los que esperan en las ciudades fronterizas de Matamoros y Nuevo Laredo dicen que nunca lo pidieron.

Uno de ellos es Wilfredo Álvarez, albañil hondureño quien  cruzó ilegalmente por el río con la intención de buscar un trabajo y poder ayudar a los siete hijos que dejó en su país. Según dice, le entregaron los papeles del programa y fue devuelto con la cita para el juez.

“Pensábamos que si nos agarraban nos deportarían a nuestro país, pero no fue así”, lamenta. “Nos tiraron para acá pero no somos de aquí y se nos hace muy difícil, usted sabe cómo es México”.

Historias de casi 30 niños fueron documentadas por los administradores de casos del Departamento de Salud y Servicios Humanos.
Demandan a la administración Trump por tiempo de detención de menores migrantes 
Demandan a la administración Trump por tiempo de detención de menores migrantes 

Otros aseguran que nadie les preguntó si temían ser perseguidos o acosados en México, aunque las leyes estadounidenses establecen que los migrantes no pueden ser enviados a un país si eso les pone en riesgo.

Audiencias para definir la situación de personas migrantes

Autoridades estadounidenses designan fechas específicas para presentarse ante un juez, a cada una de las personas que que regresan a México, como parte del proceso de migración.

Las audiencias iniciarán a partir de septiembre y se realizarán a través de videoconferencias, dentro de carpas que se están instalando en Laredo y Brownsville, en Texas.

Sin embargo, las autoridades mexicanas han trasladado a cientos de estas personas migrantes desde Nuevo Laredo y Matamoros hasta otras ciudades más hacia el sur (algunas a más de 1.600 kilómetros de distancia), con el argumento de garantizar su seguridad.

La situación ha hecho que el gobierno considere varias opciones, entre ellas expandir la red de albergues o soltar más rápidamente a los jóvenes con sus “patrocinadores”.
Planean construir otro centro para menores migrantes en Florida
Planean construir otro centro para menores migrantes en Florida

Estado mexicano apoya políticas de migración de Estados Unidos

Por su parte, autoridades mexicanas mantienen sus ofrecimientos para trasladar estas personas a la frontera sur y ante dicho escenario, algunos centroamericanos que se sienten engañados y sin alternativas; han decidido costear sus propios viajes de regreso a casa. 

Estados Unidos afirma que ya han sido devueltos a México al menos 32.000 solicitantes de asilo acogidos al nuevo programa. Sólo en Nuevo Laredo, las autoridades locales estiman que han regresado a unos 5.500; en Matamoros, la cifra es de unos 3.000.

En Reynosa, otra ciudad fronteriza en Tamaulipas, la abogada de derechos humanos Jennifer Harbury trabaja con colegas mexicanos para ayudar a los migrantes a conseguir medidas cautelares de protección.

Víctor pasó tres días en un centro de detención en la zona fronteriza del Río Grande en Texas junto a su hijo de tres años
Hacinamiento y frío: migrante denuncia condiciones en centro de detención
Hacinamiento y frío: migrante denuncia condiciones en centro de detención

En una reciente entrada en su página de Facebook decía que aunque un día esperaba atender unas 200 solicitudes, fueron 500 personas las que pidieron su ayuda.

“Cuando me fui, la gente se enganchaba de mis brazos, rogándome que les ayudara”, escribió.

¿En qué consiste el Protocolo de Protección a Migrantes? 

El “Protocolo de Protección a Migrantes” (MPP, por sus siglas en inglés) es el nombre oficial del programa conocido popularmente como “Permanecer en México”. 

Dicho programa fue desarrollado con el fin de llevar un proceso adecuado con los casos de personas migrantes que llegan a Estados Unidos. Se puso en marcha a comienzos de este año (enero) en Tijuana y a mediados de julio se amplió al este de la frontera, lo cual marcó un punto de inflexión.

Se espera que haya alrededor de 26 jueces durante las videoconferencias para escuchar los alegatos de las personas que buscan asilo, entre las 6:00 a.m. y las 7:00 p.m. Sin embargo, el representante del distrito 28 de Texas, Henry Cuellar, asegura que probablemente solo entre el 50 y 55% de los inmigrantes devueltos a México estén interesados en presentarse ante un juez en Estados Unidos.

Migrantes esperan el paso a seguir para continuar con el proceso que hace parte del Protocolo de Protección a Migrantes.
Migrantes esperan en frontera, tras ser detenidos por autoridades de EE.UU.
Horas después de haber sido detenidas por autoridades migratorias en EE.UU., familias fueron trasladadas a centro de detención en Nuevo Laredo, México.

Al norte del Río Bravo, en el sur de Texas, se encuentra el área en la que la Patrulla Fronteriza realiza el mayor número de detenciones de migrantes.

Del lado mexicano está Tamaulipas, uno de los estados más violentos de México, con altos niveles de corrupción y actividad del crimen organizado, el único de toda la frontera donde el gobierno estadounidense pide a sus ciudadanos que no se acerquen.